Jorge Luis Arregocés Bolaño
-Publicidad-
-Publicidad-

Son muchas preguntas que allegados y amigos se hacen sobre las razones que pudo haber tenido Jorge Luis Arregocés Bolaño para tomar la nefasta decisión de acabar con su vida, hecho sucedido el pasado 11 de diciembre en el barrio Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha.

El suicidio es un problema de salud mental, situación que en La Guajira a las autoridades de salud, poco le interesa, y saber que mueren más personas por esta causa que por cáncer de mama.

Para los expertos, una de las consecuencias de la pandemia que se está viviendo, se refleja en un aumento de suicidios, “la pandemia provocó una serie de trastornos mentales en toda la población, el encierro y las restricciones tuvieron un gran impacto en la salud mental de los colombianos”, indicó Daniel Acero Rodríguez, director ejecutivo de tribunales del Colegio Colombiano de Psicólogos.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Jorge Luis habitaba en la calle 22 con la carrera 14ª en un hogar humilde, era estudiante de la universidad de La Guajira, tenía pocos amigos, quienes en más de una ocasión fueron a buscarlo, no los atendía, siempre se mantenía en su cuarto, encerrado.

El encierro es el lenguaje de despedida, que debe alertar a los suyos para ver qué está sucediendo, sumado a que se está sin trabajar y tampoco se tiene alguna motivación, son algunas de las razones que conllevan a la persona a decidir acabar con su vida, siendo una decisión premeditada.

El hermano se percata de la situación cuando va a su cuarto a buscarlo porque eran las 4:25 de la tarde y fue a darse cuenta porque no había almorzado; ingresa al cuarto en su búsqueda, encontró a su hermano colgado de una cuerda el cual estaba amarrada a la madera del techo.

La situación en Riohacha es compleja, muchas son las instituciones educativas que desean que se trabaje sobre una política pública que busque alternativa para controlar el suicidio desde la raíz, interviniendo a los hogares, buscándole espacios para mantener a los habitantes ocupados, que tengan la mínima posibilidad de pensar en auto flagelarse.

El día siguiente, es decir, el 12 de diciembre del 2023, quien también decidió acabar con su vida, esta vez con un arma de fuego, fue el abogado Elkin Gómez Frías, quien se encontraba en estado de alicoramiento en su vehículo como copiloto, conduciendo su esposa.

Los riohacheros esperan del médico Genaro Redondo, en su dignidad como alcalde a partir del 1 de enero del 2024, intervenga este problema que vienen sufriendo los ciudadanos y el problema de salud mental se aminore y en lo posible no existan más suicidios en la capital de La Guajira.