-Publicidad-

Por Aileen Díaz, especial para LGH

A 18 años y 6 meses de prisión fue condenado José Gregorio Pérez Arias, por haber participado en la desaparición forzada y homicidio agravado de un hombre en un populoso barrio de Maicao, así lo sentenció el juez penal del Circuito especializado transitorio de Riohacha.

Los hechos en el que lo declararon culpable como cómplice, tuvieron que ver con la desaparición forzada y posterior asesinato por asfixia de José Rosario Hermosilla Polo, quien fue sepultado en el patio de una vivienda en el barrio 20 de Julio de Maicao y encontrado por las autoridades el 13 de junio del 2018.

-Publicidad-

Inicialmente, José Rosario Hermosilla Polo sostenía una relación amorosa de Nicol Estefany Ropero Barrios, oriunda del municipio de Maicao, permitiéndole conocer más acerca sus actividades económicas. Esta decide para el mes de marzo reunirse con José Gregorio Pérez Arias, Yumalker Honorio Narváez y Norbey Parra Avalo para idear el plan de robar a Hermosilla Polo.

La fecha planeada para cometer el hurto fue el 5 de marzo del 2018, ese día, Ropero Barrios le promete a su marido que tendrían una noche de amor y de pasión. Oscureciendo la noche, ambos llegan al parqueadero dejan el vehículo y se trasladan para la casa en un taxi.

En la residencia, todo normal. José Rosario Hermosilla Polo llega al cuarto, se descamisa y espera a su mujer, quien salió un momento al patio. De allá regresa con tres personas quienes simulan tenerla intimidada con un arma de fuego.

Los hombres le exigen a José Rosario que entregue el dinero que tiene en las cuentas bancarias y lo pasan para otra habitación. Nicol Estefany empieza a revisarle la cartera y encuentra COP $65.000, llega un momento que pierde su comportamiento de compañera y pasa a ser compinche de los delincuentes, ese desaforo complica la situación, porque se siente delatada, teme a ser denunciada y le tiene pavor a la cárcel.  

También le puede interesar:
Hallan cadáver de hombre enterrado en patio de vivienda en Maicao

Fiscalía esclarece desaparición y muerte de ciudadano venezolano enterrado en vivienda en Maicao

José Rosario Hermosilla Polo les expresaba que no tenía dinero y les suplicaba que no lo fueran a matar. En la revisión de las cuentas bancarias, Nicol Estefany se da cuenta que todo está perdido y la única alternativa que les quedaba era asesinarlo.

Después de pensarlo, fugazmente, le da la orden a Narváez, quien le tapa la boca con una cinta pegante, para que no hiciera ruido, mientras que Pérez Arias y Parra Avalo lo sostenían.

Cumpliendo la orden de Romero Barrios, lo sostuvieron para amarrarlo de pies y manos. Le colocan una bolsa negra en la cabeza, inicialmente se mueve rápido como si se fuera a soltar, pero lentamente va perdiendo fuerza, al igual que oxigeno, sus movimientos se tornan lentos, hasta que deja de moverse, falleciendo por asfixia.

Luego, deciden cavar la tierra y hacen un hueco en el patio de la vivienda, para al filo de la media noche, sepultarlo. Por una posible discusión, uno de los asesinos decide colaborar con la justicia, ya que nunca estuvo de acuerdo con la decisión de quitarle la vida.

El 13 de junio del 2018 un grupo Gaula de la Policía Nacional, en compañía del grupo de Criminalística de la Dijin, llevó a cabo la exhumación del cadáver, remitiéndolo a Medicina Legal. Luego de comparar los datos biográficos de la víctima y el contexto relatado de su desaparición, concluyeron que era el cuerpo de José Rosario Hermosillo Polo.

Presentado el escrito de acusación y antes de dar inicio al juicio oral, la Fiscalía y el acusado firman acta de preacuerdo en la que Pérez Arias acepta los cargos de desaparición forzada y homicidio agravado, a cambio que se le degrade su participación de coautor a cómplice obteniendo como beneficio una rebaja de la mitad de la pena. 

Como a su vez, los delitos fueron imputados en calidad de cómplice, el Juez Penal del Circuito especializado transitorio de Riohacha, impuso a José Gregorio Pérez Arias una pena de 16 años y 6 meses de prisión por el delito de homicidio agravado aumentado en 2 años por el delito de desaparición forzada para un total de 18 años y 6 meses de prisión.

-Publicidad-