Inservible quedó el automotor que se encontraba en el garaje y que ocasionó un incendio en una residencia en Distracción.
-Publicidad-
-Publicidad-

Momentos de angustia vivieron los habitantes del barrio Los Laureles en la cabecera municipal Distracción sur de La Guajira este viernes 17 de mayo del 2024.

En la noche poco después de las 6:00 de la tarde, según relatan testigos oculares del hecho, escucharon de repente reiterados gritos de una mujer.

Ruth Ocampo Versara

La angustiada ciudadana era Ruth Ocampo Vergara que, según cuenta, al momento del suceso las calles de su barrio estaban solitarias mientras ella en medio de la impotencia veía como las llamas cubrían su casa casi que en su totalidad.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

El fuego al parecer provenía de manera misteriosa del garaje de la residencia donde se hallaba su vehículo el cual había sido sometido a un riguroso aseo hacia solo unos momentos.

«El carro se quemó y solo me dio tiempo para salir corriendo, no pude hacer más nada porque las llamas fueron envolventes» expresó su propietaria.

En medio de lágrimas relató que ella hacía poco que había llegado de viaje y que durante el camino no sintió nada anormal en el automotor por lo que le pareció muy extraño que haya ocurrido lo que sucedió.

El incendio se propagó por toda la vivienda el cual fue controlado por el cuerpo de Bomberos de Distracción con la ayuda de su similar de Fonseca.

Sí asevera que, al momento de parquear su carro, – relativamente nuevo-, el auto presentaba un leve olor a quemado por lo que inspeccionó seguida y sigilosamente sin notar llama alguna.

“De repente todo se volvió un infierno, eso fue espantoso e inexplicable”, dijo adolorida la mujer distraccionense. La residencia afectada está ubicada entre las calles 12 y 13 en la carrera 17 del barrio Los Laureles.

Los voluntarios del cuerpo de Bomberos de Distracción llegaron una vez enterados del suceso, pero por la magnitud de la conflagración tuvieron que solicitar refuerzo a sus similares de Fonseca y solo así pudieron sofocar las fuertes llamas que amenazaban con afectar sectores adyacentes a donde ocurrió el incendio.

Este medio pudo establecer que las pérdidas fueron millonarias y que no fueron superiores porque el exconcejal Jacob Solano de manera intrépida y valiente se subió al techo y rompió varias láminas de Eternit con lo que evitó la acumulación de gases dentro de la vivienda.