Esto sucede con mucha frecuencia, casi nunca con los hombres, a las mujeres regularmente las irrespetan.
Esto sucede con mucha frecuencia, casi nunca con los hombres, a las mujeres regularmente las irrespetan.
-Publicidad-
-Publicidad-

No es la primera vez que esto sucede. En dos ocasiones anteriores, una trabajadora de un Centro de Atención Infantil, CAI-, fue despojada de su celular y otras pertenencias por dos mototaxistas que la llevaron hasta su lugar de trabajo en días diferentes.

El modus operandi fue el mismo. Ella agarró las motos en dos ocasiones cerca de su casa y al llegar al CAI la obligaron a entregar el celular y la plata.

-Publicidad-
-Publicidad-

En esta oportunidad,-relata la joven afectada-, solicitó los servicios de un mototaxista en momentos en que salía de hacer una diligencia en las oficinas de una empresa de celular pero el calvario comenzó cuando ya iba en la ruta hacia el barrio Colombia Libre, su destino.

En un paraje solitario de la calle 12 el taxista quien portaba un chaleco que decía el nombre de un candidato a la Alcalde, frenó de repente y es ahí cuando ella se tira de la moto porque iba de lado, pero como ella había sufrido un accidente sus piernas no le respondieron y el delincuente la alcanzo hasta agarrarla por el pelo y obligarla a que le entregara el celular.

Como ella se opuso, le apunto con el revólver y le metió la mano en el seno y se lo arrebató de manera violenta y salió raudo y veloz. Antes le advirtió, «te vas a dejar matar por un teléfono».

El vigilante de un colegio privado que queda cerca al escenario del ilícito se percató y alcanzo a hacer unos tiros, pero el hampón logró huir.