-Publicidad-
-Publicidad-

Dos personas fueron asesinadas a tiros en hechos aislados, a manos de pistoleros la noche de este sábado. Un hecho ocurrió en el casco urbano de Maicao, mientras que el otro, en el corregimiento de Mingueo, municipio de Dibulla, ambos en el departamento de La Guajira.

El primer hecho de sangre tuvo ocurrencia promediando las 7:40 de la noche en la calle 34 con carrera 27, en el barrio Villa Mery, cuando la víctima salió de su residencia a la tienda de la esquina a cambiar un billete, siendo impactado por dos proyectiles; uno en la cabeza y el otro en la clavícula lado derecho. La vecindad culpa a dos particulares a quienes observan subirse en una motocicleta de color negro y abandonan el lugar. 

La víctima mortal fue identificada como Elian David Villalba Rodríguez, de 22 años de edad, siendo auxiliado por su señora madre y trasladado hasta el hospital San José del municipio de Maicao, dónde la persona ingresa y debido a la gravedad de las heridas, fallece más tarde.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Tiempo después van llegando familiares al centro asistencial; quienes deciden retirar el cuerpo del joven y llevárselo para su comunidad, aduciendo ser miembro de la comunidad Wayuu y por sus costumbres ancestrales ellos mismos sepultan sus muertos, sin permitir la realización de la necropsia.

El segundo hecho de sangre, ocurrió cercano a las 8:40 de la noche de este sábado en una discoteca del corregimiento de Mingueo, ubicada exactamente en la calle 2 con la carrera 7, del barrio 7 de Junio, en el municipio de Dibulla.

Allí el victimario entra al establecimiento, a los pocos minutos ubica a su víctima quien tomaba bebidas embriagantes, mientras suena la música y las luces propias de un lugar de estos, acciona su arma de fuego en varias oportunidades, cuyo sonido se confunde con alto nivel de decibeles y sale pausadamente.

La víctima fue identificada como Neider José Monterrosa Arroyo, de 27 años de edad, a quien le decían cariñosamente ‘Pipe’, oriundo del corregimiento de Mingueo. Era hijo de Lalo Conrrado y Yomeris Monterrosa.

Al rato hacen presencia los miembros de la fuerza pública, toman datos del posible homicida, luego llega la comisión responsable de realizar el levantamiento del cadáver y el cuerpo sin vida fue trasladado a la ciudad de Riohacha para realizarle la necropsia y después fue reclamado por sus familiares, quienes más tarde lo regresaran a su pueblo natal para darle cristiana sepultura.