Muchas discusiones se presentan a diario entre mototaxistas y autoridades en Maicao.
Muchas discusiones se presentan a diario entre mototaxistas y autoridades en Maicao.
-Publicidad-

Duros enfrentamientos protagonizaron este martes un grupo de mototaxistas y policías, luego que los primeros decidieran protestar mediante violentas manifestaciones en las vías públicas por unas medidas oficiales tomadas por el gobierno del alcalde Mohamed Dasuki a través del decreto 141 del pasado primero de diciembre.

En la disposición que traza algunos parámetros dentro de la ley anti-covid para frenar el virus y reactivar algunos sectores económicos del municipio, se estipula que el comercio tendrá un horario extendido hasta las nueve de la noche hasta el 16 de enero y que las motos y motocarros solo pueden trabajar hasta las seis de la tarde de acuerdo el pico y placa.

La decisión no cayó bien dentro del gremio que consideró una forma de protesta, organizar una caravana por las vías públicas de la ciudad, interrumpir el acceso al palacio de gobierno e impedir el libre tránsito en algunas calles y carreras y manifestar su inconformidad estacionándose frente al edificio donde reside el mandatario.

-Publicidad-

Muchas discusiones se presentan a diario entre mototaxistas y autoridades en Maicao.La fuerza de la manifestación motorizada fue cogiendo auge hasta que varios mototaxistas se bajaron de sus vehículos y obligaban a los comerciantes a cerrar sus negocios en un tono amenazante y de abierto desafío.

Fue ahí en ese momento cuando la Policía debió utilizar la fuerza y obligó a disolver la manifestación con hechos al punto de irse a las manos con varios manifestantes y destrozar varios cascos de los motorizados.

Los mototaxistas reclaman más laxitud con ellos para poder trabajar a la par con el horario del comercio y poder recuperar parte de la caja económica que perdieron en estos 10 meses de pandemia.

Quienes adversan esta petición creen que es muy peligroso que los motorizados trabajen hasta las nueve de la noche porque sería incentivar más la delincuencia e incrementar los atracos que de por sí son el pan de cada día, aun trabajando ellos solo hasta las seis de la tarde.

Como están las cosas de calientes, no es raro que suceda como en el pasado reciente que el alcalde decida modificar el decreto por la presión de este gremio de transportadores informales o no legalizado.