Un carro canasta que
había enviado la empresa responsable del servicio de energía a Barrancas, resultó
quemado, con apenas tres días de estar en el poblado.
Este hecho sucedió al
promediar las dos de la tarde del domingo, cuando el vehículo era conducido por
una arteria del poblado. Se comentó que la conflagración se debió a un escape
de gas, uno de los combustibles con que el automotor funcionaba.
Con la desgracia que
por no portar el extinguidor fue devorado por las llamas en un muy corto;
porque cuando llegó el cuerpo de Bomberos ya no había nada que hacer.