Tomarrazón, localidad donde ocurrió el incidente en la Estación de Policía.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un ciudadano fue asesinado, mientras que otro se suicidó y el tercero terminó con quemaduras de segundo y tercer grado, cuando se encontraba recluido en una estación de Policía

Como Javier Coronado Delgado, de nacionalidad venezolana de 40 años de edad, fue la persona que falleció víctima de un ataque sicarial. Esta muerte se materializó después de un segundo intento, por parte de los homicidas.

Coronado Delgado venía laborando en un puesto de comidas rápidas en Riohacha, el día domingo desconocidos le hicieron un atentado a bala, pero los criminales no lograron cumplir el objetivo de quitarle la vida.

El comerciante extranjero pese a que trataron de quitarle la vida, tomó la determinación de permanecer en la ciudad y en su vivienda de la carrera 33ª con la calle 28B del barrio Las Tunas, este lunes cuando eran aproximadamente las 7:30 de la noche, estaba en la sala de la casa que tenía en arriendo conversando con unos amigos que fueron a visitarlo cuando le llegó el segundo y fatal atentado en menos de 24 horas.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Los testigos dijeron a las autoridades que lograron observar a un sujeto que se asomó por la ventana de la casa y sin mediar palabra esgrimió un arma de fuego la cual disparó varias veces contra la humanidad del extranjero. Delgado fue recogido por los amigos y vecinos y llevado a un centro asistencial de la misma ciudad de Riohacha, donde a pesar de la diligencia médica realizada en su favor, no logró sobrevivir.

Taxista Acabó con su vida en Riohacha

Emilio Peralta fue un ciudadano tranquilo que no mostraba su verdadero estado depresivo, según los amigos y familiares.

Emilio Peralta, un veterano taxista de la capital de La Guajira de quien sus amigos y familiares sostienen no había dado ninguna manifestación visible de inestabilidad emocional que pudieran hacer presumir su grave estado de salud mental, tomó la decisión de acabar su existencia con la modalidad de asfixia mecánica al colgar su cuerpo de una soga en su casa de la calle 33 con la carrera 20 del barrio Aeropuerto.

Familiares y amigos dijeron a las autoridades que no encuentran una explicación con lógica para poder explicar la decisión irreparable tomada por el profesional del volante. El inicio de la investigación quedó a cargo del CTI de la Fiscalía.

Un recluso resultó con quemaduras de segundo y tercer grado

Un acto de intolerancia que se presentó en una de las estaciones de Policía en zona rural del sur de Riohacha, tiene en grave estado de salud a una persona que estaba en la celda quien fue atacada por su compañero de prisión, cuando este dormía la noche del martes.

El criminal acto se produjo en la estación policial de Tomarrazón, donde el preso Carlos Giovanni despertó azorado luego de que su compañero de celda, ciudadano del que no se estableció la identidad, aprovechó ese estado de indefensión y al parecer usando una sustancia combustible le prendió fuego generando un conato de incendio que alcanzó a prender las cobijas del interno ya señalado, quien además sufrió quemaduras en varias partes del cuerpo que son de segundo y tercer grado.

Cuando los policías se dieron cuenta de la situación usaron un extintor y con otras sustancias lograron controlar el fuego, pero las llamas ya habían causado daño en el cuerpo de Giovanni por lo que se pusieron en contacto con los servicios de ambulancia y el interno con las quemaduras fue trasladado a Riohacha, donde lo internaron en Clinivida