Luis Ángel Ospina Boscan
Luis Ángel Ospina Boscan
-Publicidad-

La agobiante inseguridad que se vive en la ciudad ha cobrado en menos de 24 horas, la vida de tres personas de manera violenta sin que las autoridades hasta el momento den mayores explicaciones sobre estos hechos de sangre que tiene asustada a la comunidad en general.

Lo peligroso del caso es la manera como los sicarios toman por sorpresa a sus víctimas, y luego de asesinarlas huyen sin que las autoridades puedan tener rastros debido al hermetismo con que la misma ciudadanía toma los hechos.

No obstante a que es tiempo de navidad y mientras la gente se reparte mensajes y tarjetas de navidad virtuales y otros lo hacen discretamente de manera personal, la inseguridad acecha con los atracos y las muertes violentas sin que haya el más mínimo asomo de tregua para disfrutar esa feliz navidad que en el mundo comienza a desearse.

-Publicidad-

El ánimo de la navidad comenzó a bajar el miércoles 23 en horas de la tarde cuando fue asesinado un ciudadano de la etnia wayuu frente a la casa de la cultura. El ritmo violento siguió en la mañana de este jueves cuando fue muerto el ciudadano Jairo Rafael Bracho Sanjuanelo quien se dedicaba a la venta de comida en una chaza.

Horas más tarde, frente a la iglesia San Martin sobre la carrera 15 con calle 22, diagonal a la empresa de salud, fue muerto a tiros por un sujeto que se movilizaba en una moto, Luis Ángel Ospina Boscan también de la etnia wayuu. El sicario aprovechó que su víctima descansaba en una silla y estaba tomando unos alimentos cuando se acercó y le disparó en reiteradas oportunidades, dejando el cuerpo tendido sin vida.

También le podría interesar: Asesinado en vísperas de navidad y en pleno Centro de Maicao

Estos hechos violentos a pocas horas de celebrarse la fiesta de navidad tiene a la comunidad asustada al punto que muchos comentan que lo mejor es encerrarse temprano porque en esta ciudad nadie está seguro.

Mientras se construía esta nota, se supo de un atraco a varios jóvenes que cometieron dos sujetos en moto en el barrio Paraíso, a los cuales les quitaron sus celulares sin que nada pudieran hacer los muchachos ante la actitud intimidatoria de los asaltantes.