Las hermanas: Arlenis Yaneth y Rosaura María Ramírez Jarariyu y Duber Jesús Larrada Gutiérrez, asesinados a tiros en Maicao.
-Publicidad-
-Publicidad-

Dos adolescentes y un hombre perdieron la vida de manera violenta en menos de 24 horas en la ciudad de Maicao. El primer hecho de sangre tiene que ver con el asesinato de dos jóvenes, quienes compartían con su progenitor en la terraza de su vivienda, ahí llegaron dos hombres en una motocicleta.

Las femeninas se percataron que los hombres querían atacar a su padre, estas se levantaron de sus sillas y los enfrentaron, pese a que observaron al parrillero que estaba armado, ellas siguieron adelante.

El hombre les disparó en repetidas ocasiones; una falleció de manera instantánea, mientras que la otra, junto con su papá fueron trasladados a un centro asistencial y allá dejó de existir, mientras que su padre sigue recuperándose.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Las víctimas fatales fueron identificadas como Arlenis Yaneth Ramírez Jarariyu, de 18 años de edad, quien perdió la vida en el lugar de los hechos y Rosaura María de 23. Mientras que Nelson Enrique Ramírez Girnu, padre de las adolescentes, fue quien resultó lesionado con un impacto que recibió en el abdomen. 

Este hecho de sangre ocurrió promediando las 7:00 de la noche del lunes 12 de junio del 2023, en la calle 25 con carrera 1C del barrio Alfonso López de Maicao. Por este hecho culpan a dos hombres con rasgos Wayuu. 

Las autoridades de Policía sospechan posibles móviles, en relación a que hace una semana al señor Nelson Enrique Ramírez Girnu le habían hurtado varios chivos, pero en una rápida reacción logró quitárselos a los ladrones que resultaron ser Wayuu. Trascendió que ese día, los cleptómanos lo amenazaron de muerte, por lo que se presume, podría ser una retaliación.

En otro sector de la ciudad de Maicao, esta vez en el barrio Parrantial Viejo cuando eran las 5:30 de la tarde de este miércoles, las balas asesinas acabaron con la vida de Duber Jesús Larrada Gutiérrez de 27 años de edad y ocupación, paga diario.

Al consultar a los residentes en el sector, nadie observó nada, solo escucharon las detonaciones en la parte trasera del colegio Parrantial en zona enmontada, que al llegar observan una persona tendida en el suelo sin signos vitales y una motocicleta a un lado del mismo. En los homicidios, los familiares no permitieron la realización del levantamiento de los cadáveres por pertenecer a la etnia Wayuu