El desmonte de la cubierta deteriorada va en un 30%
El desmonte de la cubierta deteriorada va en un 30 %.
-Publicidad-
-Publicidad-

En el Estadio Hernando René Urrea Acosta de Maicao parece estarse jugando el último partido para terminar su reconstrucción, iniciada hace más de una década.

Después de varios gobiernos municipales y departamentales, varias adiciones presupuestales en la asamblea y en la Alcaldía y un montón de anuncios sobre su culminación, hoy por fin parece tomar forma su terminación.

El nuevo contratista del convenio interadministrativo entre la Gobernación y la Alcaldía ya le dio inicio a los trabajos para cumplir con el objeto contractual que tiene un valor de 3 mil 500 millones de pesos, del escenario más querido por los maicaeros en toda su historia futbolística.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Jorge Saúl Campanella
Jorge Saúl Campanella.

Así lo dio a conocer la veeduría ciudadana encargada de vigilar la contratación y los trabajos de recuperación del estadio, que orienta el periodista y abogado Jorge Saúl Campanella. “Lo que se le está, es dando cumplimiento a unos acuerdos y compromisos, luego de una entrevista del contratista con funcionarios de la contraloría recientemente donde también estuvieron empleados de la alcaldía y la gobernación” dijo.

En esa oportunidad, el titular de la Unión Temporal encargada de los trabajos finales del estadio, manifestó que esta etapa de reconstrucción del estadio se iniciaría con el desmonte de la cubierta deteriorada labor que se inició esta semana y que ya está en un 30 por ciento.

Adicional a ello se recuperará el sistema de riego, el campo de juego, su gramado, las baterías sanitarias y otras obras prioritarias. Los jóvenes que pasan por el estadio y los habitantes de barrio Rojas Pinilla, sector donde queda el estadio han manifestado su alegría por estos trabajos.

Todo esto ocurre después de unos arduos debates de control político en la asamblea departamental promovidos por la veeduría ciudadana y donde se logró concretar lo que sería la última adición presupuestal; de tantas que se han hecho, donde el gobierno seccional aporto 3 mil millones de pesos y la administración municipal 500.