Elizabeth Loaiza Junca, subida en un vehículo con uno de los cuales fue hasta el Cabo de la Vela.
Elizabeth Loaiza Junca, subida en un vehículo con uno de los cuales fue hasta el Cabo de la Vela.
-Publicidad-

Tras hechos ocurridos en el Cabo de la Vela, en el corregimiento de Uribia, la modelo Elizabeth Loaiza Junca, denunció que fue víctima de secuestro y extorsión, hechos que desmintieron tanto el alcalde de Uribia, como el comandante de Policía de La Guajira.

Loaiza Junca publicó en sus redes sociales que fue secuestrada y extorsionada por un grupo de indígenas wayuu, tras un percance que hubo entre lugareños y su grupo de trabajo, en el que según, se formó una pelea y un camarógrafo de su equipo salió lesionado.

Nos pidieron 16 millones de pesos y que le diéramos una moto, no nos dejaron salir hasta que no arregláramos el problema, nos tuvieron secuestrados toda la noche y todo el día, al final dimos 6 millones y nos dejaron ir” denunció Loaiza Junca.

-Publicidad-
Wharlinton Iván Gualdron
Wharlinton Iván Gualdron.

Ante todo el revuelo que trajo esto, las autoridades se pronunciaron desmintiendo los hechos. El coronel Wharlinton Gualdron, comandante del Departamento de Policía Guajira, mediante comunicado oficial expresó que:

“ingresaron a un sitio ancestral para las comunidades indígenas conocido como Ojo de Agua. Tratándose de una tierra sagrada para los nativos, esto generó malestar entre algunos de ellos, quienes les dijeron a los turistas que no podían estar en este sitio sin permiso de la comunidad indígena” dijo.

“En un acto de intolerancia, se presentó una discusión entre las partes, que desencadenó en una riña, en la cual tuvo que intervenir la Corregidora y la Policía, se propuso que se solucionara mediante uso y costumbre, para permitir que se solucionara la ofensa de los visitantes a los nativos”, continuó.

Bonifacio Henríquez Palmar alcalde de Uribia.
Bonifacio Henríquez Palmar alcalde de Uribia.

Este domingo 24 de enero se pronunció el alcalde de Uribia, Bonifacio Henrique Palmar quién expresó “se vulneraron los valores ancestrales de este mágico lugar y bajo el desconocimiento se le llamó ‘extorsión’ a una de las leyes propias del wayuu (…) reconocido como patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad ante la Unesco”.

Desde la alcaldía municipal se rechaza todo acto de intolerancia, discriminación, xenofobia y violencia contra los nativos, además, difiere de cómo fueron los hechos narrados por la modelo en mención y exigen una disculpa pública de la misma, por los daños causados por sus declaraciones al pueblo wayuu y en contra del turismo en el territorio.