Un comportamiento inusual ha calificado la comunidad indígena de 'La Granjita' de los uniformados de la Policía.
Un comportamiento inusual ha calificado la comunidad indígena de 'La Granjita' de los uniformados de la Policía.
-Publicidad-

La comunidad indígena de ‘La Granjita‘, en jurisdicción del municipio de Barrancas, denunció que un piquete de policías ingresó a su territorio, generado hechos de violencia, abuso de poder y extralimitaciones en sus funciones.

Afirman los indígenas asentados en esta zona que la tranquilidad se vio perturbada, cuando un gran número de uniformados hizo presencia en el lugar y ultrajaron a varios nativos, causaron daños materiales y al parecer accionaron sus armas de fuego en contra de la población, pero por fortuna no hubo heridos.

Las autoridades ancestrales y líderes, de esa comarca de la etnia wayuu, han indicado que denunciaron este hecho que ellos consideran como un abuso de autoridad ante los organismos judiciales competentes, para que se tomen medidas y se apliquen las sanciones correspondientes a los miembros de la institución armada que abruptamente irrumpieron, en su terruño.

-Publicidad-

Un comportamiento inusual ha calificado la comunidad indígena de 'La Granjita' de los uniformados de la Policía.“Yo estaba en la cocina en mis quehaceres, cuando de repente escucho un estruendo y para sorpresa me enteró que fue una bala que cayó en el comedor de la casa, que averió el techo y el vidrio de una mesa, salgo al patio y descubro a mi hermano y un amigo forcejeando con un patrullero” dijo Yeneris Brito.

“Uno de los uniformados amenazó a mi hermano diciéndole que se la debía, al ver la trifulca mi papá y un cuñado reaccionan e intervienen reclamándole a los agentes qué pasaba y es cuando desisten de llevárselo.

Pero como a los cinco minutos después regresa nuevamente la patrulla motorizada, acompañada de dos camionetas llenas de policías, como si se tratara de un operativo, tras varios delincuentes, rodearon toda la casa, afirmaron que andaban buscando un pandillero y que se iban a llevar una motocicleta que tenemos, pero al ver que mi mamá se opuso, rehusaron de sus intenciones”, afirmó.

Dijo que cuando todos los pobladores nativos se les acercaron y le solicitaron que abandonaran su espacio ancestral, resolvieron marcharse. Anotó que del hecho, el cabildo gobernador de La Granjita dio parte a la Defensoría del Pueblo.

Por su parte, el comandante del Tercer Distrito de la Policía, mayor David Gómez dijo que desconocía el caso, pero se comprometió a investigar lo sucedido y luego se pronunciaría.

-Publicidad-