Muchos ceros a la derecha perdió la compañía Cerrejón en esta huelga.
Muchos ceros a la derecha perdió la compañía Cerrejón en esta huelga.
-Publicidad-

Aunque ya se venía reduciendo el consumo de carbón a nivel mundial, con la llegada de la pandemia del covid-19 la exportación de hulla térmica sufrió una reducción sensible. Lo que causó que entre marzo y noviembre se dejaran de percibir unos US $759 millones, en especial los últimos meses.

Luego de 91 días de huelga, los trabajadores y la empresa llegaron a un acuerdo de convención colectiva para continuar laborando. Esos tres meses de parálisis no se exportó nada, acarreando un déficit económico que afecta no solamente a los intereses de la empresa minera, sino que impacta a las finanzas del departamento y la región.

Esta huelga, la más larga en la historia de la empresa minera Cerrejón, buscaba honrar convenciones colectivas, la protección del transporte de los trabajadores y la revisión de los horarios laborales para evitar más casos de accidentes laborales a la vez que propiciar mejores condiciones laborales para todos los empleados.

-Publicidad-

Según el diario El Tiempo, Cerrejón calculó que, por cada día de huelga, a Colombia y a La Guajira dejaron de entrar COP $7.000 millones, aproximadamente. Dinero que se transforma en impuestos, regalías, salarios e inyecta recursos a la dinámica que se genera a partir del emprendimiento o empleos indirectos.

Claudia Bejarano
Claudia Bejarano.

a meta de producción del año, que ya había sido revisada a 20 millones de toneladas, se vio directamente afectada por la caída de los precios del carbón a nivel mundial, el descenso de la demanda y la pandemia del nuevo covid-19.

Entre marzo y noviembre solo se logró un máximo de exportaciones equivalentes a US $404 millones, lo que delata una reducción del 42 por ciento en comparación a los ingresos del mismo lapso del año 2019.

El Tiempo también calcula que el conflicto laboral costó a la empresa carbonífera unos COP $637.000 millones. Ese déficit se constituye en un desafío para la consecución de los objetivos y metas de producción.

Claudia Bejarano, presidenta de Cerrejón, dio a conocer que los desafíos a principio de año se mantienen, pues retomaron operaciones el 1 de diciembre, “tenemos la confianza de contar con un equipo de clase mundial que nos ayudará a superar esta situación”.