Los leonistas de Distracción liderados María José Fernández Cuello, llevaron estas ayudas al municipio de Uribia.
Los leonistas de Distracción liderados María José Fernández Cuello, llevaron estas ayudas al municipio de Uribia.
-Publicidad-
-Publicidad-

Más de una tonelada de alimentos y frazadas fue acopiada por los clubes de leones de los municipios Riohacha, San Juan, Fonseca y el departamento del Cesar; que serán entregados a damnificados de la ola invernal en la Alta Guajira.

Con el apoyo del Ejército Nacional y las donaciones dadas por decenas de socios de los clubes de la región, este jueves se dirigieron hasta el municipio de Uribia, donde los estragos de la temporada de huracanes dejaron en condiciones deplorables a muchas personas.

La iniciativa nació como parte de los objetivos fundacionales de los Clubes de Leones a nivel mundial, que consisten en la mitigación del hambre, la disminución de la ceguera evitable, la prevención de la diabetes, ayudar a mejorar el medio ambiente y contribuir a mejorar las condiciones de vida de niños con cáncer.

-Publicidad-

“Nuestra meta en Uribia, con estas donaciones que recogimos, es mitigar y reducir el hambre que están sufriendo nuestros hermanos wayuu, que han sufrido tantos infortunios por las lluvias que trajo la ola invernal de este año”, manifestó María José Fernández Cuello, secretaria distrital de los Clubes de Leones DF4 Colombia.

María Fernández también indicó que observaron cómo muchas instituciones se han enfocado en atender la emergencia en San Andrés y Providencia, dejando en segundo lugar a la península Guajira, donde las inundaciones fueron feroces, en especial en el municipio de Uribia.

“Por ello los compañeros de los clubes en Distracción, San Juan, Riohacha y Valledupar nos unimos para gestionar. Conseguimos las donaciones y el Ejército se vinculó para ayudarnos con la movilización. Todo para ir donde nuestros hermanos wayuu necesitan una mano amiga”, destacó Fernández.

Los más de 900 asociados leonistas de La Guajira, Cesar, Santander, Norte de Santander y Arauca también intervienen y han ayudado a hogares afectados por desastres naturales, contribuyen con los migrantes y ancianos, trabajan para formar valores en la juventud y contribuyen para mejorar las condiciones de vida de las comunidades contactadas.

-Publicidad-