El caserío de Casa Japón, zona rural del municipio de Dibulla, recibió la visita de los colaboradores de Electricaribe, Energía Social y asociados comerciales, para que pasaran un día diferente.

Los pobladores de Casa Japón, gozaron de la actividad navideña que le brindó la familia Electricaribe.


Unos 200 niños de esa población aprovecharon cortesía de la familia Electricaribe que contó con música, concursos, dulces y regalos,  contó con la participación de la jefe de la Delegación Guajira de Electricaribe, Nubia Meléndez Márquez, y la responsable comercial de Energía Social,  Enexy González.
Los altos directivos de las dos empresas agradecieron a todos los colaboradores por su participación, así como los líderes comunales que contribuyeron a que fuese posible esta jornada.

Adicionalmente a la actividad recreacional, y continuando con el programa de Responsabilidad Social “Adopta un niño en Navidad”, un total de 31 menores residentes en Casa Japón y la población vecina de Villa Esperanza, fueron apadrinados por los colaboradores de las empresas mencionadas, haciéndoles entrega de ropa, zapatos y juguetes.

“Este año cumplimos 10 años, de estar desarrollando la actividad de “Adopta un niño en Navidad” en cada departamento de la Costa Atlántica, que es una de las más gratificantes para nuestros trabajadores, ya que somos  testigos de la alegría de los pequeños a quienes podemos ofrecer una Navidad diferente”, manifestó Nubia Meléndez Márquez.

Los pequeños recibieron sus regalos de manos de los propios colaboradores de la compañía que los adoptaron, así como de los asociados comerciales, Geyso, Consorcio MSI y la Cooperativa de Transporte Coomutrari.

Para los elegidos Casa Japón y Villa Esperanza, la víspera de Navidad del 2012 quedará grabada en su memoria para siempre, gracias a la generosidad y el espíritu solidario de la gran mayoría de colaboradores de Electricaribe,  que una vez más decidieron participar de esta hermosa campaña.
“Nos sentimos gozosos de habernos vinculado nuevamente al programa, con el único interés de  recibir a cambio, radiantes sonrisas en los rostros de los pequeños”, concluyó Meléndez Márquez.
-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-