La compra millonaria de los carrotanques con aparente sobrecosto, sepultó la crisis humanitaria del pueblo wayuu en los grandes medios bogotanos
La compra millonaria de los carrotanques con aparente sobrecosto, sepultó la crisis humanitaria del pueblo wayuu en los grandes medios bogotanos.
-Publicidad-
-Publicidad-
La explosión mediática que se sigue presentando alrededor de los casos de probable corrupción en la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres con los carrotanques que habrían sido comprados con una facturación por encima de cualquier propuesta comercial en el marco de la ley, no solo tiene en ‘la picota pública’ a la plana mayor del organismo encargado de la mitigación de los efectos de las calamidades, sino que tiene prácticamente sepultada la crisis humanitaria que generó la justificación de la multimillonaria inversión del Estado colombiano.
 
Sin embargo, hay algunas voces que se atreven a afirmar que “buena parte de lo diseñado y de la inversión hecha, puede servir”, pero lo condiciona a que exista una inmediatez en la aplicación de los programas. Esa voz es la del médico pediatra Luis Eduardo Gómez Pimienta, quien sostiene que existen algunas obras como las de los jagüeyes que están listas y a la espera de que las condiciones climáticas produzcan las lluvias con las que puedan ser llenados.
 
Luis Eduardo Gómez Pimienta, exgerente de la inversión nacional en La Guajira.
Luis Eduardo Gómez Pimienta, exgerente de la inversión nacional en La Guajira.
El médico que fue designado por la Presidencia de la República, como gerente de la inversión nacional en La Guajira, dice que todo lo planificado es importante, si se pudiera aplicar con la inmediatez que la crisis humanitaria lo exige, de tal manera que son importantes los carrotanques, son importantes las plantas desalinizadoras contratadas, los jagüeyes y todos los demás componentes, si se pudieron aplicar de forma inmediata, sin perjuicio de las investigaciones que ya están en marcha y que seguramente determinarán en un proceso legal, si hubo o no actos de corrupción.
 
Para Lucho Gómez, como conocen sus familiares y amigos al médico y exalcalde de Riohacha, en el momento se debe destacar el trabajo que se desarrolla en los municipios de Maicao, Manaure, Uribia y Riohacha, con los llamados equipos extramurales contratados por el ministerio de salud.
 
Se trata de grupos de profesionales de diferentes áreas que han penetrado a los territorios afectados por la crisis humanitaria a buscar a los pacientes, encontrarlos y recuperarlos nutricional y medicamente.
 
Ese contrato del ministerio fue por un monto estimado en 77 mil millones de pesos, con el cual se logró salvar muchas vidas en los cuatro municipios accionados y ya mencionados del norte de la península guajira, según el líder político y exmilitante del Movimiento 19 de Abril M-19.
 
Añade Gómez Pimienta que los resultados han sido tan buenos que ya tienen lista una propuesta para extender el trabajo con las brigadas extramurales no solo a cuatro, sino a los 15 municipios del departamento, donde también hay dificultades humanitarias, aunque no una crisis como la de los wayuu del norte.
 
Según los resultados que se observan en las inspecciones desarrolladas para medir impacto de la intervención de los extramurales, hay grandes resultados en las jurisdicciones territoriales de Maicao y Riohacha.

Una propuesta de los nativos

Según lo indicado, en el momento hay una propuesta de apoyo a la institucionalidad que surge de las mismas entrañas del pueblo Wayuu y que tiene que ver con la toma de una amplia zona que es común para los municipios de Manaure y Uribia, en la que según las estadísticas se ha venido haciendo registro de la mayor parte de las muertes de niños por efectos de la desnutrición.
 
Se trata de una zona en la que se han censado 194 mil personas que están reclamando en primera instancia agua potable, alimentación y el tratamiento de las enfermedades que padecen. La propuesta tiene varios meses de estar en manos del Gobierno y particularmente en la dirección del Dapre, que le hace los estudios correspondientes para determinar que sea un trabajo fiable con garantías para que la gente de La Guajira que está en crisis sea la ganadora en el contrato.
 
Muy a pesar de todos los escándalos, se siguen muriendo los niños, y creemos que, aunque haya personas imputadas con delitos de corrupción o que se recuperen o no los dineros destinados por el Estado para la crisis humanitaria, hay que salvar el mayor número posible de niños, lamentablemente, ahora la atención no está en la crisis humanitaria con la muerte de cientos de niños, sino en los escándalos de corrupción y las acciones de los organismos de control y el mismo Gobierno nacional. Eso no para la mortalidad”, advirtió el pediatra Gómez Pimienta.