-Publicidad-

Luego de décadas bajo la figura de régimen especial aduanera, los empresarios y comerciantes de los municipios guajiros que colindan con Venezuela comenzaron las labores para conformar una cámara de comercio adaptada a la realidad diferencial que poseen las ciudades de Manaure, Uribia, Maicao y Albania.

Luego de llenar los requisitos, acudieron a la universidad de La Guajira para adelantar el proceso de investigación, estudio y análisis de la propuesta junto con la licenciada Karen Almanza y un grupo de estudiantes de esta casa de estudios.

Dos exalcaldes de Maicao lideran el comité procreación de esta cámara de comercio, desde donde se ha estudiado y propuesto profundas soluciones a las problemáticas que padecen los comerciantes, los emprendedores y los empresarios diariamente en la dinámica económica de esta convulsiva franja fronteriza.

-Publicidad-

Álvaro Guerrero afirma que las ventajas de conseguir la conformación de una cámara de comercio especial justifican esta iniciativa, puesto que los municipios implicados tienen en común la frontera con el mar Caribe al norte y Venezuela al este; potenciales clientes con mercados necesitados de lo que puede producir Colombia.

“Fácil no ha sido y hoy estamos en la lucha con la UniGuajira, que ha sido un apoyo importante gracias a que esta casa de estudios adelantó las investigaciones que actualmente están en fase estadística y pronto podremos actualizar los requisitos que tenemos para la conformación”, sostiene Álvaro Guerrero, secretario del comité procreación de la cámara de comercio especial.

Por su parte, Escolástico Narváez, aduce que tener una cámara de comercio que entienda y apoye a los empresarios fronterizos conllevará a superar la crisis comercial que ha venido sufriendo esta zona las últimas décadas, propiciado en parte por el desconocimiento de la realidad sociocultural de La Guajira.

“Queremos que la actividad portuaria y comercial sea organizada, favorecer a los comerciantes y modernizar el puerto marítimo y el puerto terrestre para manejar comercio del pacto andino”, asegura Escolástico Narváez.

Narváez señala que esta iniciativa no deja de lado el factor cultural de la etnia milenaria wayuu y las necesidades que requieren subsanar, como la educación, la vivienda, la salud o el acceso a alimentos. Sin embargo, hasta que no exista una organización sensata, “todo será un caos con la polea”.

El deseo de una cámara de comercio especial en estos municipios fronterizos ha significado una esperanza para empresarios que hacen vida en estas ciudades, dado que consideran que la Cámara de Comercio de La Guajira “no ha servido para nada a los intereses de quienes generan empleo y desarrollo fuera de Riohacha”, así lo expresó Ruth Marina Durán, propietaria de una empresa de tratamiento de agua potable.

“Esperamos que se pueda mejorar el sistema actual Cámara de Comercio porque no nos presta ningún beneficio. Solo es un punto de recaudo para los municipios con más potencial y más golpeados durante la pandemia”, dijo la reconocida empresaria Ruth Durán a La Guajira Hoy.

La puesta en marcha de la cámara de comercio está a la espera de los resultados de los estudios que la Alma Mater guajira ha adelantado sobre esta materia. Lamentablemente, la pandemia del covid-19 ralentizó gran parte del trabajo que se venía desarrollando en torno al proyecto.

-Publicidad-