Las diferentes chatarrerías de Fonseca están siendo vigiladas por las autoridades, quienes tratan de evitar que estas empresas no compren tapas de alcantarillados que le roban al municipio.
Las diferentes chatarrerías de Fonseca están siendo vigiladas por las autoridades, quienes tratan de evitar que estas empresas no compren tapas de alcantarillados que le roban al municipio.
-Publicidad-

Ante el constante robo de tapas del alcantarillado y acometidas de los registros de agua que han ido en aumento, la Administración municipal, y funcionarios de la empresa Aguas Total, con el apoyo de la Policía Nacional vienen tomando medidas como operativos de control a establecimientos dedicados a la chatarrería, en Fonseca.

Las diferentes chatarrerías de Fonseca están siendo vigiladas por las autoridades, quienes tratan de evitar que estas empresas no compren tapas de alcantarillados que le roban al municipio.
Las diferentes chatarrerías de Fonseca están siendo vigiladas por las autoridades, quienes tratan de evitar que estas empresas no compren tapas de alcantarillados que le roban al municipio.

Durante el recorrido de ayer se concientizó a los propietarios de estos negocios, de no comprar esos materiales fabricados en hierro u otro metal, para así evitar la comercialización del cobre o bronce que tienen estos elementos.

La idea es frenar esta clase de mercado ilegal, y que, no se continúe con los robos de esos enseres, perjudicando con ello a la comunidad. La jornada de seguimiento y control se hace en cumplimiento de la ley 1801 de 2016, y se desarrolló en varios sitios de la localidad, donde existen establecimientos dedicados exclusivamente a la comercialización de chatarras, y a cuyos lugares es donde se presumen van a parar la gran mayoría de los aparatos hurtados.

-Publicidad-

Los cierres de las redes de las cloacas, en diferentes barrios de Fonseca y los que estaban instaladas en la línea de conducción de las aguas servidas que vienen de Distracción, por debajo de la cicloruta, casi todos fueron robados, quedando los agujeros o manjoles abiertos, representando un peligro mortal para quienes trotan, caminan o se desplazan en bicicletas diariamente por esa ciclo vía.