El reconocido palabrero Orangel Gouriyu, junto con el concejal de Manaure, Yonar Florez Camargo acompañaron al obispo de la Diócesis de Riohacha, Francisco Antonio Ceballos Escobar desclavar los palos que sirvieron de cerca para bloquear la entra al internado.
El reconocido palabrero Orangel Gouriyu, junto con el concejal de Manaure, Yonar Florez Camargo acompañaron al obispo de la Diócesis de Riohacha, Francisco Antonio Ceballos Escobar desclavar los palos que sirvieron de cerca para bloquear la entra al internado.
-Publicidad-
-Publicidad-

Tras reunión con delegados de la Agencia de Tierras y el Mininterior, se concertó el levantamiento de la protesta que venía desde el 30 de enero

Sin haber resuelto de fondo la problemática que dicen padecer por un supuesto despojo de sus tierras ancestrales, un pequeño grupo de nativos de la etnia wayuu que había mantenido bloqueada la entrada y salida del internado San Antonio de Aremasain, decidieron desbloquear la entrada del centro de estudios al que asisten principalmente los hijos de los mismos nativos, quedando con la promesa de continuar con las negociaciones con las autoridades, entre ellas la Agencia nacional de Tierras.

Le podría interesar: Clan Wayuu mantiene bloqueado internado de Aremasain y reclaman su propiedad

Los organizadores de la toma, indígenas del clan Epiayu, de quienes se estableció responden a los nombres de Virgilio y Nazario, sostienen que el Internado de Aremasain y un centro de recreación, también de propiedad de la Diócesis, fueron construidos sobre un territorio que es propiedad ancestral legada por sus abuelos, incluso, van más allá y sostienen que casi todo el territorio sobre el que está levantado el corregimiento Aremasain, donde está el internado, también les pertenece como tierra dejada por sus ancestros y por eso ya se han instalado en algunos sectores de territorio de uso comunal.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
La población estudiantil pudo ingresar al internado junto con sus familiares para iniciar la jornada académica.
La población estudiantil pudo ingresar al internado junto con sus familiares para iniciar la jornada académica.

Ante las afirmaciones hechas por los miembros del clan indígena, la curia diocesana ha dicho que ellos tienen documentos debidamente registrados en los que se consta que la iglesia católica los adquirió de manera legal desde hace 72 años y que además han venido cancelando los impuestos de ley por estas edificaciones y el territorio donde aún no se construye.

Los funcionarios de la Diócesis y de la Alcaldía de Manaure, al igual que los que llegaron por la Agencia nacional de Tierras, convencieron a estos ciudadanos de que no era necesaria esa decisión de cierre que estaba perjudicando a sus propios hijos y los niños y adolescentes de otras familias que se benefician del estudio que allí se imparte casi de manera gratuita. En la mesa de diálogos también se destacó la figura del palabrero Orangel Gouriyu y otros influyentes líderes de la etnia.

Sobre la mesa quedaron planteadas varias tareas y una de ellas es la recopilación de la documentación en la que se le pueda dar fe de la propiedad de los reclamantes. Si ellos pudieran demostrar que son los dueños, entonces queda la posibilidad de una reubicación en territorio diferente.

Para estudiar y aprobar o no cada una de las alternativas planteadas, quedó una mesa de conciliación que se conformó con delegados de cada uno de los protagonistas del encuentro de la tarde de este jueves y cuando haya decisiones, se convocará nueva reunión con todos los protagonistas.

Por el momento trascendió que una vez termine el período de carnavales, los profesores y estudiantes del internado estarán retornando a las aulas de clase de manera normal para seguir su etapa de crecimiento académico con visión de ser grandes profesionales que trabajarán en defensa de sus comunidades.