Por este sector cerca al aeropuerto La Majayura fue encontrado el cuerpo sin vida del venezolano Edwin López.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por: Alcides Alfaro Guerra, periodista de LaGuajiraHoy.com

Son varios los barrios que desde que comenzó el crecimiento inusitado de esta población fronteriza han tenido que soportar las inclemencias de los faltantes, llámese buenos Servicios Públicos, falta de Vigilancia Pública, Desarrollo, Vivienda de Interés Social y otros aspectos que contribuyen con la calidad de vida de las personas.

Las Necesidades insatisfechas son cada vez más notables. La ausencia del Estado también. Sin embargo los conglomerados poblacionales se ubican en ciertos lotes o terrenos de acuerdo a sus posibilidades, sin importa que con el tiempo donde se estacionan se derrumbe, deslice o no sea apto para la convivencia de los humanos.

-Publicidad-

Lo cierto es que mientras llega el Estado con sus soluciones que es muy pocas veces, los nuevos habitantes solucionan o por lo menos creen solucionar cuando conquistan un espacio y se ubican sin importar lo que suceda con sus vidas y con las personas que están en su entorno.

Un tanque donde antes almacenaban gasolina, está instalado en el aeropuerto.
Un tanque donde antes almacenaban gasolina, está instalado en el aeropuerto.

Es así como alrededor de la antigua pista del viejo aeropuerto San José, que posteriormente se llamó la Majayura, pero que nunca fue un aeropuerto eficaz ni con el primer nombre ni con el segundo, -solo una pista de aterrizaje de emergencia, y prestación de una que otra aerolínea de servicio muy liviano y durante muy poco tiempo-, nacieron varios barrios, originando todo en la necesidad de vivienda porque cada día más personas se vienen a vivir a Maicao por el imán del contrabando, la vida díscola, ligera y sin compromiso de parte de los nuevos habitantes, quienes la cultura de pago es lo que menos les interesa por lo que a la física fuerza se toman los servicios y el facilismo del empleo, la moto ya sea para trabajar decentemente o para delinquir.

Alrededor de la vieja pista, existen en contra inclusive de la buena planeación, muchos sectores populares, inclusive muy cerca de la zona denominada de bombeo del alcantarillado de donde emanan olores nauseabundos. Aquí la presencia de los dirigentes políticos solo se nota en elecciones, porque después ni conocen a alguien que esté en ese nivel.

Estos barrios son habitados por supuesto por personas humildes de escasos recursos, pero como en la tierra prometida todo el mundo hace lo que le parece, toneladas de basuras son arrojadas allí, incluidas vísceras, esqueletos y animales muertos, haciendo más invivible los sectores en mención.

El problema no es nuevo, pero la solución no llega. No hay sanciones para quienes afectan el buen vivir y la tranquilidad de muchos sectores y asentamientos humanos alrededor de la pista, cuya vieja y deteriorada estructura hoy solo sirve para la ruta de la gasolina, pues por allí ingresan la mayoría de los vehículos con hidrocarburos y también con alimentos provenientes del vecino país de Venezuela.

Mientras tanto, la basura, los animales muertos y la inseguridad mantienen acorralados a los vecinos del viejo aeropuerto de Maicao, a esperas de que el Gobierno castigue a los responsables y se acuerde que allí también habitan personas que merecen un trato digno y respetuoso.

-Publicidad-