-Publicidad-
-Publicidad-

Esa fue la
enseñanza que dejó la huelga de Cerrejón, así lo indicó el Presidente de la
multinacional Roberto Junquito Pombo, en diálogos con los periodistas la noche
anterior en una rueda de prensa realizada en Riohacha.
“Creo que la principal
enseñanza es sencilla, la huelga no le trae beneficios a nadie. Aquí todos
perdemos”, indicó Junquito Pombo.
En la tarde de
ayer lunes, en las instalaciones de la Mina, se firmó la Convención Colectiva
de Trabajo 2013-2015, entre la multinacional Cerrejón y los trabajadores aglutinados
en el Sintracarbón. Las firmas estuvieron a cargo de: Igor Díaz  López, por los trabajadores y Álvaro López
por el patrón.
La huelga
permaneció durante 32 días y según el presidente se van hacer todos
los esfuerzos, para recuperar el terreno perdido durante este tiempo “Pero es difícil
recuperar el mes por fuera de las operaciones”.
También dijo que
se va ser dificultosos llegar a las metas que se tenían previstas para el 2013, van
a reprogramar todo el plan minero para maximizar el número de toneladas totales
que pudieran producir.
Aseguró que lo
más importante que tiene Cerrejón es el capital humano, que está interesado de seguir contribuyendo con el desarrollo de La
Guajira.
 Manifestó que la estrategia para destrabar la
huelga fue cambiar la negociación y cambiar el plazo “Inicialmente hablamos de
un plazo de dos años y la empresa había puesto su mejor oferta y no se
avanzaba. Se cambió la oferta y se llegó a un acuerdo”.

El presidente de
la compañía dijo que las bonificaciones se van a entregar de una forma distinta.
“Antes las entregábamos para un periodo de una forma distinta, haber ampliado a
tres años, nos permitió identificar una fórmula que permitiera mantener el
incremento salarial y dar el bono”.