Ana Sofía Díaz Cotes y Lina María Franco Guerra.
Ana Sofía Díaz Cotes y Lina María Franco Guerra.
-Publicidad-

Tras mucho tiempo de espera por fin se revelaron los resultados de la prueba saber 11, hechos por el Icfes (Instituto Colombiano para la evaluación de la educación superior), en el que los jóvenes guajiros obtuvieron muy buenos puntajes, los cuales les servirán para ingresar a la universidad.

En Maicao, tierra de grandes profesionales y muchos saberes, los puntajes más altos conocidos hasta el momento pertenecen a dos jóvenes formadas en el mismo salón de clases, las que la vida las hizo amigas.

Ana Sofía Díaz Cotes
Ana Sofía Díaz Cotes.

El primer lugar lo ocupa Ana Sofía Díaz Cotes, con un puntaje de 410 unidades de 500 posibles. Es una adolescente de 16 años, apasionada por la educación, en su infancia estudió en la institución educativa Hernando René Urrea Acosta y todo su bachillerato en el colegio y jardín el Divino Niño.

-Publicidad-

Gracias a este puntaje es acreedora de una beca del estado, por lo que espera ingresar a una de las mejores universidades del país a estudiar medicina. Para ella, su éxito se debe a su preparación, a los pre-Icfes realizados desde noveno, además de un intensivo antes de presentar la prueba, en la que se reencontró con sus compañeros y la motivó para el gran día.

“Le agradezco a mis profesores y compañeros que me han acompañado y ayudado en todo este proceso, también a mi padres y mi familia por todo el apoyo y sobre todo a Dios por darme vida y salud” declaró la chica Ana Díaz.

Lina María Franco Guerra
Lina María Franco Guerra.

Por otra parte, casi que compartiendo la cúspide aparece Lina María Franco Guerra, maicaera de 17 años que obtuvo 409 en la gran prueba. Compañera de estudio y amiga de Ana, con la que se graduó en diciembre de bachiller.

Es hija de la institución en la que recibió el diploma, es decir, permaneció durante 11 años en las mismas aulas. Fue admitida en la universidad del Norte en la carrera de ingeniería Civil, en la que está a la espera de iniciar clases.

Según ella, este resultado se debe a su preparación desde el grado tercero de primaria en el que empezó a hacer simulacros del pre-icfes, “el año anterior aproveché la virtualidad perteneciendo a diferentes grupos de estudios con integrantes de todo el país, lo que me sirvió mucho”, dijo.

“Esto se lo agradezco primeramente a Dios, a mis docentes que siempre me guiaron, a mi colegio que me educó, a la promoción XXVIII, rectora de la institución, grupo de amigos y por supuesto a mis padres y a todo mi familia”, declaró la hija del barrio el Bosque de la ciudad fronteriza.