Los comerciantes tienen permitido vender desde las 06:00 de la mañana hasta las 02:00 de la tarde. Principalmente frutas, verduras y alimentos.
Los comerciantes tienen permitido vender desde las 06:00 de la mañana hasta las 02:00 de la tarde. Principalmente frutas, verduras y alimentos.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por: REI Santana

Mercancía dañada, deudas y una afluencia mínima de clientes son el diario vivir de cientos de comerciantes informales que aún ejercen labores en las inmediaciones del mercado público de Maicao. Indicaron a La Guajira Hoy que prefieren exponerse al covid-19 que quedarse sin el sustento diario.

Un recorrido rápido por las carreras 16, 17 y 18, atravesando las calles 11, 12 y 13, basta para encontrar una versión de Maicao que delata una posible razón del aumento tan vertiginoso de los contagiados con el coronavirus: Por las calles se aglomeran comerciantes y clientes solo con tapabocas para protegerse.

A través de los años las calles que rodean el mercado público de Maicao se han convertido en una extensión de este donde los compradores acuden a los puestos de venta ubicados a lo largo y ancho de las calles.
A través de los años las calles que rodean el mercado público de Maicao se han convertido en una extensión de este donde los compradores acuden a los puestos de venta ubicados a lo largo y ancho de las calles.

La gran mayoría de los comerciantes expenden verduras, alimentos, productos de higiene y de aseo del hogar. Alegan que no pueden dejar de salir a vender porque la situación «cada día está más terrible» en sus hogares y el comercio es la única fuente de ingresos para la mayoría de ellos.

Jeidy Benitez
Jeidy Benitez.

«La situación está cada día más terrible porque la mercancía que traemos los lunes debemos venderla máximo los miércoles y lo que sacamos el jueves debemos venderla hasta el viernes», manifestó la señora Jeidy Benitez, una vendedora de frutas y verduras con 22 años en el comercio en la carrera 17.

El aislamiento y los decretos para controlar la cantidad de personas en las calles son la mejor manera de controlar el aumento de contagios con el covid-19, dijeron los comerciantes, y que han podido sobrellevar la crisis gracias a las ayudas humanitarias que algunos han recibido como población vulnerable.

Amilcar Navarro
Amilcar Navarro.

«La situación está fea, pero gracias a Dios nos incluyeron para recibir ayuda alimentaria y con eso es que hemos podido sobrevivir porque el comercio está en el piso», explicó Amilcar Navarro, un vendedor ambulante de ropa íntima. Junto a su familia migró desde Venezuela y ya cumplen tres años desde su llegada.

Otros manifestaron que la dinámica comercial de Maicao cambió drásticamente, con lo que los rubros de más demanda son esencialmente los alimentos o productos de limpieza o higiene. Los vendedores de otras especies han tenido que reinventarse, como lo hicieran los jóvenes Ángel Solórzano y Luis Alberto Andrade.

Ángel Solórzano y Luis Alberto Andrade
Ángel Solórzano y Luis Alberto Andrade.

«Todo es diferente ahora. Antes uno podía rebuscarse invirtiendo y saliendo a vender pero ahora todo está más difícil. Nosotros no hemos podido transferir dinero a nuestras familias en Venezuela desde hace más de un mes», coincidieron los Solórzano y Andrade, quienes se dedicaban a trabajos varios y actualmente venden limones en la calle 11.

Pese a la constante pedagogía oficial y la declaratoria de alerta roja en el municipio, el distanciamiento físico no se respeta en las inmediaciones del mercado público de Maicao. Según se ha evidenciado, esto responde a la cercanía entre los puestos de venta y por los estrechos pasadizos disponibles para los peatones, un espacio insuficiente; un factor agravante que se ve reflejado en las cifras alarmantes de los contagiados diarios en la ciudad.

-Publicidad-