Comunidad de Altos de Parrantial en la calle por lo sucedido.
Comunidad de Altos de Parrantial en la calle por lo sucedido.
-Publicidad-
-Publicidad-

Nuevas dificultades para enfrentar la indisciplina social tuvo que sortear el pasado fin de semana el alcalde de Maicao Mohamad Dasuki al pretender con un grupo de policías y agentes del grupo antidisturbios Esmad, acabar con las parrandas en los barrios populares.

Uno de esos sectores donde encontró una reunión con mucho licor y mucha música a todo volumen fue la urbanización Altos de Parrantial ubicada en la salida al corregimiento Carraipía conformada por 604 viviendas.

Ante una aparente resistencia de los protagonistas de la parranda y un procedimiento no muy adecuado de la fuerza pública según denuncian los vecinos, fue necesaria la fuerza y el uso de gases lacrimógenos los que se extendieron a un amplio sector de la población civil, que tuvo que salir a altas horas de la noche\madrugada de sus casas, ante los efectos del gas.

-Publicidad-

Para muchos ciudadanos, el mandatario debería evitar tantas exposiciones puesto que no es fácil llegar a un grupo de personas que estén consumiendo licor y convencerlos de que apaguen la música y se vayan a acostar.

Un padre con su hijo en sus brazos muestra una de las balas que lanzaron los policiales contra la población en el municipio de Maicao.
Un padre con su hijo en sus brazos muestra una de las balas que lanzaron los policiales contra la población en el municipio de Maicao.

Otros, como Luis González piensa que con estas reiteradas salidas los fines de semana del alcalde a los barrios a apagar las parrandas y cazar borrachos donde ha encontrado resistencia al punto que han llegado a agredir a su comitiva con piedras y palos, lo que ha perdido es la autoridad.

Algunos lo respaldan y solicitan que deben ser detenidos los infractores para que se respeten las medidas oficiales, con lo cual muchos se abstendrían de hacerlo en el futuro. Maicao es una de las poblaciones guajiras donde más parrandas se efectúan los fines de semana.

Este alcalde desconoce sus funciones, este tipo de acciones es para provocar al pueblo, está retando a la gente con acciones como esta, ya le perdieron el respeto. Cómo es posible que para hacer un llamado a una familia requieren del Esmad. Escribió el ciudadano Adrián Daza en un grupo de WhatsApp comunitario donde fue ampliamente cuestionada la intervención oficial en dicho barrio.

En ese mismo orden de ideas, Hugo Vanstralen manifestó que estas salidas del alcalde le restan autoridad y lo ridiculizan.

El uso de los gases lacrimógenos en la zona residencial puso en riesgo la vida de muchos menores de edad y adultos mayores que debieron ser auxiliados por vecinos para poder socorrerlos.

Algunos dirigentes locales como Alberto Menco fueron más allá de la inconformidad por el abuso de autoridad y solicitó acudir a la revocatoria del mandato establecida en la constitución del 91 para frenar estos casos.

Otra vainilla de bala que impactó en la comunidad de Maicao.
Otra vainilla de bala que impactó en la comunidad de Maicao.

De los hechos fueron testigos los moradores del sector residencial que manifestaron que desde las once de la noche comenzó el forcejo entre la fuerza pública y los autores de la parranda lo que conllevó a todo lo contado.

Las manifestaciones de inconformidad están consignadas en videos y fotografías que fueron publicadas inmediatamente se presentaron los hechos.

Un joven padre de familia relató que estaba durmiendo con su esposa su hijo de cuatro meses y los suegros y tuvo que salir corriendo para el hospital con el bebe debido a que se estaba ahogando y su cuerpecito se puso morado de un momento a otro, situación de la cual espera que su mejoría progrese.

Hasta el momento, no se conoce un parte oficial ni de la policía ni de la administración municipal sobre este episodio que tiende a repetirse cada fin de semana.

-Publicidad-