Niños y niñas en la frontera con Venezuela siguen sufriendo por no acceder a educación, por desnutrición, la falta de agua.
Niños y niñas en la frontera con Venezuela siguen sufriendo por no acceder a educación, por desnutrición, la falta de agua.
-Publicidad-

Más de 30 organizaciones internacionales y fundaciones presentes en La Guajira han brindado atención primaria, ayuda humanitaria y apoyo psicosocial a la población más vulnerable. En Maicao atienden también a madres gestantes, niños y retornados colombianos que no tienen aseguramiento.

Niños y niñas en la frontera con Venezuela siguen sufriendo por no acceder a educación, por desnutrición, la falta de agua.La crisis por el covid-19 se sumó a los desafíos que las oenegé y misiones humanitarias como el Acnur, OIM, Mercy Corps, Americares, Cruz Roja, Samaritan Purse o Save the Children ya se encontraban combatiendo en la zona fronteriza con Venezuela. El trabajo se mantiene contra todo pronóstico.

El éxodo fenómeno migratorio venezolano en Colombia ha sido preocupación de decenas de países desde principios del 2015, por lo que la ONU a través de los ojos de la aclamada actriz Angelina Jolie, como enviada especial, constató las condiciones de vida de la población a mediados del año anterior.

Le podría interesar: Angelina Jolie, enviada especial de la ONU a Riohacha y Maicao

Estas ONG llegaron atraídas por la crisis migratoria venezolana, que ha permeado las fronteras con Colombia, pero pese a todos los esfuerzos, aún hay mucho trabajo por hacer. Un ejemplo claro es el de Save The Children, una ONG internacional que actualmente tiene 130 profesionales en todo el Departamento.

María Inés Fernández, gerente de la organización en La Guajira, expresó a través de una entrevista virtual con La Guajira Hoy, que los programas de atención que adelanta el equipo ha estado enfocado a salvaguardar la vida y el desarrollo de la niñez independientemente de su nacionalidad.

“Sabemos que muchas personas que se han movilizado al territorio colombiano llegan a lugares donde ya hay otras poblaciones vulnerables y que terminan siendo esas poblaciones el lugar donde confluyen distintas problemáticas”, reveló la gerente regional.

Le podría interesar: “Necesitamos más humanidad que nunca”: Angelina Jolie

Explicó que luego de casi tres años en el departamento, aún encuentran niños que no tienen acceso a educación, protección, alimentación, salud o agua potable. Niños, muchas veces wayuu, que siguen padeciendo consecuencias muy graves para su desarrollo por causas asociadas a la desnutrición.

“Es difícil creer que los derechos de los niños y niñas, aunque están declarados en las leyes, muchos de ellos no están siendo honrados”, lamentó María Inés Fernández.

En Maicao poseen una unidad para la atención de salud sexual y reproductiva en el Centro de Atención Social, en convenio con el Hospital de Maicao, donde ejecutan un programa de protección a los infantes, planificación familiar, brindan apoyo psicosocial y salud mental, y orientación sobre la violencia basada en género.

Niños y niñas en la frontera con Venezuela siguen sufriendo por no acceder a educación, por desnutrición, la falta de agua.“Nuestro mandato es atender la emergencia”, recordó la gerente regional La Guajira, donde han constatado las precarias condiciones de crecimiento de las nuevas generaciones guajiras y el desafío internacional de garantizar el desarrollo adecuado de la niñez.

Actualmente desarrollan un programa de saneamiento, con el que han podido llevar agua por carrotanques a 19 asentamientos de población más vulnerable; también han brindado ayuda humanitaria multipropósito a familias colombinas retornadas, comunidad de acogida, y migrantes procedentes de Venezuela.

Maicao, según las estimaciones Dane del 2018, cuenta actualmente más de 160 mil habitantes, de los que un 34 por ciento corresponde a población infantil entre los 0 y 14 años de edad. La pobreza monetaria se calculó en un 53 por ciento y una incidencia de migrantes venezolanos superior a los 40 mil nuevos habitantes.

-Publicidad-