De cinco personas que integran esta familia, solo una lleva tapaboca en un dia donde hay restriccion de movilidad.
-Publicidad-
-Publicidad-

Y es que a muchas personas parece no importarles el hecho de que cada día las noticias sobre muertes por la enfermedad crecen más en todo el mundo sin discriminar sexo, edad, religión, rango político o clase social en general.

Así lo demuestran ciudadanos de todas las capas sociales en Maicao, tanto trabajadores informales, empresarios, conductores, amas de casa, jóvenes y adultos de todas las edades.

La indiferencia es total ante los requerimientos que hace el gobierno cada día para que se protejan y solo salgan a la calle cuando sea estrictamente necesario.

En este grupo de despreocupados se encuentran también propietarios de negocios y ventas de comidas de muchos sitios, donde el tapabocas y las medidas de bioseguridad brillan por su ausencia.

Esta indisciplina tiene preocupadas a las autoridades de salud que aunque les insisten para que no se descuide la protección, el trabajo es en vano porque la desobediencia continúa a riesgo de las mismas personas que además de contagiarse, contagian a sus familias en casa y a cada persona con la que se relacionan y tienen estrechos vínculos amistosos.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here