Aspecto de la conexión fraudulenta que tenía el usuario y que comercializaba agua.
Aspecto de la conexión fraudulenta que tenía el usuario y que comercializaba agua.
-Publicidad-

El operador al encontrar el ilícito decidió «cortarle el chorro» ya que estaba sacando provecho del agua que surtía el operador Aguas de la Península en el predio ubicado la calle 22A No. 2-118 del barrio Santa fe.

La acción que contó con el apoyo de la Policía tuvo la colaboración de la comunidad que alertó a las autoridades del ilícito que se venía cometiendo en el sector.

En el patio tenía varios depósitos para surtir a los revendedores.
En el patio tenía varios depósitos para surtir a los revendedores.

El operador se amparó en que este ilícito se encuentra descrito en el artículo 256 del Código Penal como delito de defraudación de fluidos, el cual señala que: «El que mediante cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos contadores, se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de telecomunicaciones, en perjuicio ajeno, incurrirá en prisión de uno (1) a cuatro (4) años y en multa de uno (1) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

El gerente regional de Aguas de la Península, Manuel Olivella, advirtió que si el usuario reincide en esta actividad ilegal, la empresa se verá en la obligación de presentar la respectiva denuncia penal ante las autoridades competentes.

«En Aguas de la Península estamos haciendo un esfuerzo enorme por mejorar la calidad y ampliar la cobertura del agua potable y este tipo de acciones reducen las posibilidades económicas de una empresa que viene trabajando con determinación en mejorar el servicio para beneficio  de la gente», anotó Olivella.

-Publicidad-