La inmovilización de los vehículos en sitios donde no hay señales ha provocado varios enfrentamientos entre conductores y agentes del tránsito.
La inmovilización de los vehículos en sitios donde no hay señales ha provocado varios enfrentamientos entre conductores y agentes del tránsito.
-Publicidad-

Es la principal razón por la que los conductores de vehículos, motociclistas y demás actores de la movilidad en la ciudad consideran que los procedimientos de retención e inmovilización de los carros parqueados en las aceras son irregulares.

Aseguran que no existen las señales que indiquen dónde no deben estacionarse los vehículos y que por lo tanto estiman que son unas trampas que permanentemente tienen montados los controladores de tráfico para poder poner en movimiento con suficiente carga las tres nuevas camas bajas que tienen contratadas la oficina del tránsito.

Desde hace ocho años, en Maicao los vehículos no podían estacionarse en la derecha y las señales de la oficina del tránsito de ese entonces así lo indicaban. La medida cambió repentinamente y sin las más mínimas explicaciones. Con la llegada de este gobierno desde el pasado primero de enero de 2020 las cosas cambiaron y ahora dónde antes no se podían estacionar los vehículos ahora sí es válido.

-Publicidad-

Lo que los conductores no se explican es por qué, si se retiraron las señales de tránsito que indicaban que no se podía estacionar en esa acera, por qué no se colocaron las que se necesitan y se requieren ahora para orientar a los dueños de vehículos que es en la izquierda dónde esta prohibió el estacionamiento.

Los conductores afectados con la nueva medida exigen que se coloquen las señales de tránsito para ellos atenerse a las orientaciones de la oficina que controla el tráfico y evitar enfrentamientos con los reguladores. «Aquí no hay señales que indiquen dónde debe uno o no estacionarse, por eso nos paramos en cualquier parte» dijo molesto un chofer a quien le llevaron su carro a los patios de la entidad mientras hacía una diligencia en el banco.

Estiman los conductores que los agentes de tránsito en Maicao lo que han montado son unas trampas ya que esperan que los carros detengan la marcha, el conductor se aleje del automotor para enseguida llamar al conductor de la cama baja y montar el carro para luego cobrar una sanción.

Víctima de estas acciones que muchos consideran ilegales, han sido varios turistas que denunciaron que los han presionado los reguladores de tránsito a que paguen hasta COP $900 mil por un mal estacionamiento si no quieren que sus carros los lleven al patio.

-Publicidad-