Todos esos daños afectan la movilidad del tránsito y al pavimento en su misma estructura. Carlos 'Chichi' Castro Bravo
Todos esos daños afectan la movilidad del tránsito y al pavimento en su misma estructura. Carlos 'Chichi' Castro Bravo
-Publicidad-
-Publicidad-

Y es que el detrimento de las vías públicas por el mal uso, es algo que comenzó a hacer carrera en el municipio Maicao desde la llegada de los migrantes a esta localidad fronteriza.

Ya es costumbre ver en las calles y carreras de la ciudad, improvisados lavaderos de carros y motos instalados por estos ciudadanos con la complacencia de las autoridades quienes parecen desconocer el daño que se le hace a la capa del pavimento con estas malas prácticas.

Carlos 'Chichi' Castro Bravo
Carlos ‘Chichi’ Castro Bravo.

En criterio del arquitecto Carlos ‘Chichi’ Castro Bravo, de la Sociedad de Arquitectos de La Guajira y autor de muchas obras en diferentes municipios de la región, los daños son más que evidentes.

-Publicidad-

Estos afectan los tres elementos estructurales fundamentales del pavimento como son base, sub base y sub rasante. Y por supuesto, las correntias de aguas superficiales en este caso la situación visibilizada por La Guajira Hoy, como lavaderos de carros y motos en las vías públicas, contribuye en la oxidación del pavimento.

Los efectos son más dañinos cuando esa agua ingresa por los poros de la capa de rodadura. Sin embargo, existe un mayor efecto destructivo que se manifiesta en forma combinada con el tráfico de los vehículos, ya que el agua alojada en las fisuras, poros e intersticios del pavimento producen un efecto de presión.

Castro Bravo sostiene que se ha determinado que el agua alojada en las fisuras del pavimento combinada con la presión de las llantas y neumáticos genera una coacción o empuje de poros al interior de la capa que lo destruye del interior hacia el exterior.

Esta situación sostiene el arquitecto, ocasiona baches, descomposición o desintegración de la losa de hormigón y su remoción en una cierta área, formando huecos de manera irregular que afecta la movilidad.

“Otro problema que ocasionan estos lavaderos irregulares en las vías públicas y sobre el pavimento, es que ese escurrimiento de agua sobre la berma cuando existe un desnivel entre ella y el pavimento produce la separación entre la berma misma y el pavimento incrementando la abertura de la lonja longitudinal”, asegura el arquitecto.

-Publicidad-