Así quedaron los postes, luego que le fueron robados los cables para su conexión, antes inclusive de ser inaugurados.
Así quedaron los postes, luego que le fueron robados los cables para su conexión, antes inclusive de ser inaugurados.
-Publicidad-

Visiblemente molesta se encuentra la comunidad de los barrios adyacentes a la salida a Paraguachón, lugar donde se instala en este momento la iluminación que busca darle otro aspecto a la ciudad.

La inconformidad radica en que sujetos venezolanos se están robando los cableados que acaban de ser instalados para el suministro de la energía de las luminarias, los cuales al parecer son vendidos en las chatarrerías locales.

Así quedaron los postes, luego que le fueron robados los cables para su conexión, antes inclusive de ser inaugurados.Los voceros comunales del sector afirman que esos son modus operandi importados ya que recuerdan como los migrantes han dejado sin energía a muchos estados en su país al robarse los cables. Aseguran así mismo que lo propio hicieron en las carreras cinco, seis, siete y ocho con la calle 10, donde la empresa Dolmen debió solucionar el impase y lo mismo pasó en el monumento de la salida a Carraipía.

-Publicidad-

“Hay que frenar esta delincuencia. Necesitamos las cámaras y las alarmas urgentes, antes que acaben con lo poco que tenemos” dijo una vocera comunal.

“Esto es inconcebible que una obra tan bonita y que todavía no ha sido inaugurada ya esté siendo destruida. Que problema con esos desadaptados. Les solicitamos a las autoridades mano dura y a la comunidad estar vigilante porque eso es nuestro” dijo otro vocero comunal, que solicitó a los dueños de chatarrerías abstenerse de comprar estos elementos porque el perjuicio es para la ciudad.

Los hechos vandálicos son cometidos en horas de la noche, según los delegados de las diferentes juntas de acción comunal de la comuna afectada.

Estos ‘malandros’, a decir de la misma comunidad, son los mismos que han dejado a varios sectores del municipio sin el servicio de internet, telefonía fija y televisión porque se han hurtado los cables principales que conducen esos servicios domiciliarios.