Miltón de Jesús Toncel Redondo.
-Publicidad-
-Publicidad-

Después de ahorrar unos cuántos pesos, que ganaba como profesor en Maicao, el guajiro Miltón de Jesús Toncel Redondo decide irse a Bogotá, donde se consigue con Manuel Moscote un joven universitario, ahijado de su papá, quien lo pone en contacto con un científico Ruso, y éste logra impulsarlo al ganarse una beca de estudio en la Unión Soviética.

La encefalitis equina venezolana es una enfermedad de especial importancia para la salud humana debido a la posibilidad de su transmisión entre los animales y el hombre. El Guajiro se había preparado para atender esta situación se salud que se veía venir en el país, pero la persecución de las autoridades colombianas lo hicieron cambiar de rumbo.

«En ese entonces se desató una enfermedad que le estaba dando a los caballos que participaban en el hipódromo y estaban buscando gente que conociera sobre los caballos, dos muchachos más y yo presentamos un examen de cultura general, me fue bien en el examen y más las recomendaciones que tenía, conseguí irme”, manifestó Miltón Toncel.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Así es como este guajiro con ideas arraigadas de igualdad social y de oportunidades para todos, logra atravesar el continente y prepararse académicamente en la Unión Soviética donde obtiene el título de Ingeniero Agropecuario.

En el año 1978 regresa a Colombia y durante un año trabaja como profesor en la universidad de Amazonia, cuando el claustro educativo dependía de Neiva, “algunos consideran que yo fui cofundador, pero no lo considero así, ahí dicte cátedra de introducción a las ciencia de los animales domésticos, genética animal y zoología de los animales domésticos” relata.

En el 80  vuelve a la academia de la Unión soviética donde realiza un postgrado sobre inseminación artificial en ganado, para el año 82’ cuando regresa a Colombia con sus ideales más claros y en vista de las amenazas sufridas y su vida corría peligro por sus reiterados reclamos y denuncia a los gobernantes que para su convicción estaban de espalda al pueblo, decide vincularse al grupo de las fuerzas armadas revolucionaria de Colombia.

“Ya había llegado a la convicción que ya no había nada que hacer, es muy degradante estar atrás de un puesto político, te das cuenta cómo te mienten, te cogen como un muñeco y eso no era lo que quería, el ideal va más allá de un cargo político”, indicó Miltón de Jesús Toncel Redondo.

2 COMENTARIOS

  1. seguramente seria un buen candidato,pero no creo que nadie vote por el ;aca estamos muy acostumbrados al carameleo y la corrupcion señor wilmer

Los comentarios están cerrados.