Siguen en dificultades los pequeños ganaderos por los delincuentes quienes los tienen azotados, llevándoseles a cada rato los animales. Imagen netamente ilustrativa.
Siguen en dificultades los pequeños ganaderos por los delincuentes quienes los tienen azotados, llevándoseles a cada rato los animales. Imagen netamente ilustrativa.
-Publicidad-
-Publicidad-

La venta de carne de res que se sacrifica de manera ilegal seguirá dándose sin el cumplimiento de los requisitos sanitarios, mientras no se le ponga control al hurto de semovientes vacunos en los pequeños y medianos hatos ganaderos de la región.

Y es que los cuatreros llegan, pelan los bovinos, los descuartizan en el mismo sitio donde los matan, para posteriormente transportar sus partes, hasta los expendios urbanos, sin que no haya ley, ni autoridad que se los impida.

El más reciente hecho de abigeato fue perpetrado en la finca el “Empujón”, ubicada en la región de las Iguanas, vía rural que conduce al corregimiento de Sitionuevo y otros pueblos, que son de la jurisdicción de San Juan del Cesar. En ese predio los delincuentes le robaron dos animales, al trabajador del Campo Luis Amaya Peñaranda, en plenas horas del mediodía.

-Publicidad-

Las vacas, una parida y la otra escotera, avaluadas en 5 millones de pesos, fueron descuartizadas, dejando en el paraje donde se produjo el sacrificio, solo el esqueleto de las dos cabezas y todo el producto cárnico lo embarcaron en un carro que prendió rumbo a la cabecera municipal de Fonseca.

Según se logró conocer, el caporal que está al cuidado de los vacunos, en horas de la tarde se percató del robo cuando se dispuso a recogerlos y comprobó que faltaban dos, al llegar a un área del potrero donde se hallaban pastadas, pudo ver gran cantidad de sangre en el suelo y las cabezas con los cachos. 

Grandes pérdidas económicas está ocasionando al sector ganadero el crecimiento de los casos de carneo clandestino, que cada día se multiplican en el Sur de la Guajira. 

-Publicidad-