-Publicidad-
-Publicidad-

Centenares de familias de La Guajira se beneficiarán
sustancialmente con el plan de choque para enfrentar la temporada seca que
lanza la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), de la
mano con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la
Gobernación de La Guajira y las Alcaldías municipales del departamento.
El plan de choque contempla la puesta en
marcha de un convenio con la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo
(triple A) para el transporte y la distribución de agua potable en el municipio
de Uribia y otro con la Cruz Roja Seccional Guajira para la repotenciación de
pozos, capacitación comunitaria y dotación para suministro de agua,
beneficiando con estas acciones a cerca de 850 familias que actualmente se
encuentran en emergencia por la escasez del líquido. Estas acciones serán
posibles gracias al aporte de la Gobernación Departamental y la UNGRD.
Como actividad complementaria a este plan de
choque, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, UNGRD y el
Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, a través del Proyecto de
gestión del riesgo y adaptación al cambio climático Caribe colombiano, firmaron
un convenio por cerca de tres mil millones de pesos para la implementación de
medidas de adaptación al cambio climático en la  Alta Guajira y otros departamentos del país.
Para la consolidación del proyecto se
requieren unos aportes: el
PNUD entregará un mil 900 millones de pesos;
el UNGRD asignó a este proyecto 995 millones de pesos; Gobernación de La
Guajira  Un mil 500 millones de pesos y
el Municipio de Uribia Un mil 900 millones de pesos.
Otros municipios como Manaure y Maicao han
manifestado su intención de sumarse a este plan. Se espera que en los próximos
meses se implementen en el municipio de Uribia dos medidas de adaptación al cambio
climático consistentes en la repotenciación de un jagüey y en la implementación
de  sistemas aerodesalinizadores en seis
pozos, beneficiando a las comunidades indígenas Wayú.
Estas medidas de adaptación son proyectos de
realización local, replicables, que integran aspectos culturales y tecnológicos
desarrollados participativamente y que fortalecen la capacidad  ciudadana para habitar el territorio de nueva
forma.