Amylkar David Acosta Medina. Foto amylkaracosta.net
Amylkar David Acosta Medina. Foto amylkaracosta.net
-Publicidad-
-Publicidad-

Un proceso disciplinario que le tenía abierto el Ministerio Público al guajiro Amylkar David Acosta Medina cuando este fue miembro de la junta directiva de Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, fue archivado, por decisión de la procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco.

La investigación inicia cuando la Procuraduría Delegada de Economía y Hacienda Pública dispone adelantar investigación contra de los miembros de la Junta Directiva de Ecopetrol, por las supuestas irregularidades presentadas en la intervención de dicha empresa en el proyecto «ampliación y modernización de la Refinería de Cartagena, Reficar», dado que en esa instancia se presentaron, debatieron y aprobaron asuntos relacionados con dicho proyecto.

-Publicidad-
-Publicidad-

Para la época de los hechos, Acosta Medina hacía parte de la Junta Directiva, junto a ocho miembros más, quienes habían propiciado el aumento del presupuesto para la ejecución del proyecto de ampliación y modernización de la Refinería de Cartagena, que entre el año 2011 y el año 2015 pasó de 3.777 millones a 8.016 millones de dólares de los Estados Unidos de Norte América.

Iniciado el proyecto, se conoció el riesgo que se cubriría si se daba continuidad al mismo, situación que fue consultada tanto a Foster Wheeler como a Jacobs (consultores externos), dando como resultado, en cada uno de los cinco controles de cambio, que era más costoso abandonar el proyecto que continuar con su ejecución, por lo que se continúa.

Esta situación obligó a que la investigación tuviera un giro y la Procuraduría se la enfila al contratista a quien tiene en la mira y no a los miembros del junta directiva de Ecopetrol.

Para Amylkar David Acosta Medina, guajiro de talla nacional, dice que, «actuamos con la debida diligencia, es decir que no hubo negligencia de nuestra parte en las decisiones que eran de nuestra competencia como miembros de la Junta directiva de Ecopetrol«.

Igualmente, asegura que se pudo demostrar la confianza legítima, de tal suerte que todas las decisiones se tomaron con base en la información técnica proporcionada por los responsables de la misma y «ante la disyuntiva de parar o continuar con la ejecución del proyecto de expansión y modernización de Reficar, se llegó a la conclusión que el peor escenario era el abandono del proyecto, que hoy sería un elefante blanco más», concluye Acosta Medina.