Comunidades indígenas trabajan unánimes en proyectos sostenibles con el propósito ser autosostenibles.
Comunidades indígenas trabajan unánimes en proyectos sostenibles con el propósito ser autosostenibles.
-Publicidad-
-Publicidad-

Investigadoras de la universidad de Antioquia, junto a comunidades indígenas trabajan unánimes en proyectos sostenibles con el propósito de entregar a la población herramientas para su autosostenimiento y recuperación de su autonomía, aportando a la mitigación del hambre y la desnutrición infantil que afronta el Departamento.

Marcela López Ríos, magister en salud pública, junto a Carmen Frías Epinayu, investigadora oriunda de la comunidad indígena Pañarrer, desarrollaron el proyecto ganador del Premio a la Investigación Social Jorge Bernal, otorgado por Confiar Cooperativa Financiera.

Comunidades indígenas trabajan unánimes en proyectos sostenibles con el propósito ser autosostenibles.Iniciativa que le apunta a la construcción de huertas con víveres de alto contenido nutricional, procesos pedagógicos y la elaboración de recetarios en lenguaje wayuunaiki, con los que se pretende diversificar la siembra y preparación de alimentos aptos para el terreno desértico de sectores como Taiguaicat, Pañarrer y Limunaka del resguardo Manaure, conformado por 46 familias.

-Publicidad-

Estudios del Departamento Nacional de Planeación (DNP) sobre el desperdicio de alimentos en Colombia publicado en 2016, señala que en el país se pierden 9,76 millones de toneladas de comida al año, de las cuales el 15,6 % (1,53 millones de toneladas) se desperdicia en los hogares. Cantidad de comida con la que se podría alimentar por casi 8 años, a los habitantes de La Guajira.

Frente a esta realidad, las investigadoras decidieron emprenden acciones para apoyar a las poblaciones indígenas que muestran altos índices de pobreza e inseguridad alimentaria, especialmente en el sector infantil con alta desnutrición crónica, según lo señala la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO.

Comunidades indígenas trabajan unánimes en proyectos sostenibles con el propósito ser autosostenibles.Cabe destacar que estas investigadoras se han dedicado los últimos cuatro años al trabajo social en el municipio de Manaure, con el objetivo de garantizar el rescate de los saberes, en el proceso de fortalecimiento comunitario y en la generación de espacios interculturales que posibiliten el diálogo entre la academia y la comunidad.

El proyecto que inició con la visibilización de las perspectivas, conceptos y estrategias que tiene la comunidad alrededor de la desnutrición infantil, hoy cuenta con el apoyo financiero y técnico de otras entidades como la universidad de Antioquia y con el acompañamiento de los líderes del resguardo.

El presupuesto es de 200 millones de pesos que, aunque cuenta hasta el momento con una financiación del 20 %, está en pleno desarrollo y beneficiará a más de 125 personas entre hombres, mujeres y niños, y busca ser replicado en resguardos aledaños de la región.

Finalmente, la comunidad ha dispuesto de un terreno de 6 hectáreas para la construcción de la huerta, la cual está dividida en 4 lotes, cada uno de 200 metros cuadrados en promedio. Adicionalmente, han participado activamente del proceso mediante la adecuación de la huerta, siembra y cuidado de esta, riego, conocimiento y saberes sobre las semillas nativas y propias de la cultura, aptas para la cosecha, entre otros.

-Publicidad-