Aspecto de la reunión que realizaron en Fonseca, funcionarios de la empresa BCC que extraerá el carbón del suelo de Cañaverales.
Aspecto de la reunión que realizaron en Fonseca, funcionarios de la empresa BCC que extraerá el carbón del suelo de Cañaverales.
-Publicidad-

De no ejercer la comunidad una defensa férrea y unida de sus intereses, el corregimiento de Cañaverales y otras poblaciones vecinas estarían conminadas a desaparecer, o sucumbir ante el impacto ambiental que traería la explotación de yacimientos de carbón a cielo abierto, que la empresa BCC, tiene proyectado adelantar en el subsuelo, de áreas mineras en jurisdicciones de los municipios de Fonseca y San Juan del Cesar.

Así quedó evidenciado luego de la exposición que representantes de la firma carbonífera, hicieran ante un reducido número de concejales y personas que asistieron la tarde de este jueves, a un encuentro de socialización del proyecto, en el auditorio principal del Centro de Recurso Educativos municipales Crem de Fonseca, por invitación que les extendiera el cabildante Luis Manuel Mendoza Campo.

El director Ambiental y Social de BCC Jaime Álvarez, al ser consultado por la etapa en que se encuentra actualmente el plan minero que se tiene en mente ejecutar, a tan solo 2.1 kilómetros de Cañaverales, dijo que actualmente se encuentra en una fase de elaboración de estudios del impacto ambiental y están desarrollando un proceso de consulta previa con los habitantes del área de influencia que esperan culmina en el primer semestre del año en curso para trabajar en la consecución de la licencia ambiental por parte de la Anla, que es la entidad, anexa al ministerio del medio ambiente encargada de su expedición.

-Publicidad-

“Hemos desarrollado con las comunidades ya de talleres musicales, proyectos productivos y con la población afro varias actividades”, indicó el funcionario. “No desconocemos que hay una serie de impactos negativos que genera la minería a cielo abierto, pero afortunadamente se ha evolucionado mucho en las técnicas de manejo que estamos reincorporando para afectar a los moradores aledaños lo menos posible”, acotó el ingeniero Álvarez.

Según el ejecutivo de la empresa, para que el manantial de Cañaverales, no sufra ningún deterioro hídrico y ecológico ya cuentan con un estudio hidrogeológico de una firma de excelentes estándares en Colombia. “Se hizo una modelación teórica y numérica para observar cual sería la afectación y nos arrojó como resultado que no vulnera las condiciones de abastecimiento de agua”, señaló.

Afirmó que el personal de mano de obra no calificada, será 100 por ciento de los municipios donde está la mina y en cuanto a la calificada, la prioridad sería para gente de la Región, pero habrá excepciones, sino se consiguen los perfiles se traerán de otras partes del país.