El diputado Miguel Felipe Aragón González, junto a varias miembros de su familia.
El diputado Miguel Felipe Aragón González, junto a varias miembros de su familia.
-Publicidad-
-Publicidad-

El diputado descendiente de la etnia Wayúu, Miguel Felipe Aragón González, dijo que, como hombre Wayúu, criado en el seno de una familia indígena compuesta en su mayoría por mujeres, toma como una ofensa personal y social, lo dicho durante el programa de la emisora Cardenal Estéreo conducido por Fabio Zuleta Díaz.

Indicó que, reducir a las mujeres Wayúu a un producto de intercambio es ignorar y tergiversar por completo el lugar determinante que ellas ocupan dentro de nuestra cosmovisión. Exigimos respeto para ellas.

Así como de manera pública difundieron su mensaje misógino, esperamos que también de manera pública se disculpen con todas las mujeres Wayúu a las que menoscabaron con sus ignorantes palabras. «Ya es momento de que la interculturalidad que pregonamos tener en La Guajira, se convierta en realidad», precisa Aragón González..

-Publicidad-

Manifestó que en La Guajira existe gran desconocimiento sobre nuestra cultura, «generalmente la dote nace como el proceso final de una relación que pasa de noviazgo o enamoramiento a matrimonio, entendiéndose que antes de todo el hombre conoce a la Majayut y luego pide su mano para vivir con ella, la Majayut es consultada y si está de acuerdo se hace el pacto para entregar una dote a la familia.

Asegura que, la dote que es entregada a su mamá y a sus tíos maternos como cabezas de familia, generalmente se entrega ganado y prendas ancestrales ‘collares’, estos sirven para criar y alimentan a toda la familia, son usados también en velorios, o como pago para acabar con conflictos Inter-claniles.

Añade que, se pueden dar otros casos, como cuando una mujer Wayúu tiene novio y resulta embaraza, esto pasa a ser una cuestión de dignidad, la familia materna de la mujer exige a la familia del hombre que respete el honor de la familia formando un hogar con la mujer y entregando una dote; también ha pasado que occidentales o ‘alijunas’ llegan a conocer a hermosas mujeres Wayúu y piden a su familia entregar una dote por ellas (entiéndase bien esto pasa a ser una propuesta de matrimonio).

Estas mujeres nuevamente son consultadas, algunas ven en ellos la posibilidad de crear un hogar estable y acceden como otras, primero observar bien al hombre y por mero gusto aceptan. Se han dado muchos, casos que la mujer no acepta y se niega la propuesta; por que la persona le pareció mayor, feo, borracho, flojo o indigno porque no trabaja, a veces porque tiene enemigos y representa peligro para el futuro hogar y la misma familia.

Finalmente, Miguel Felipe Aragón González, afirma que, han ocurrido casos asilados, es innegable. Para terminar ninguna madre en su sano juicio entregaría a una hija a un desconocido cual esclava o producto por vender, esto hace que existan excepciones.

-Publicidad-