EPM trabaja para que la riqueza de La Guajira beneficie a sus comunidades. Foto: EPM
EPM trabaja para que la riqueza de La Guajira beneficie a sus comunidades. Foto: EPM
-Publicidad-

La Guajira es un importante productor de materias primas como carbón, gas y petróleo; cuenta con grandes potencialidades eólicas y solares para la producción de energía; y tiene, además, una reconocida riqueza cultural y una amplia variedad de atractivos turísticos.

Sin embargo, los indicadores económicos ubican a este departamento de la Costa Caribe como uno de los más pobres del país. Por eso, con el liderazgo de la Vicepresidencia de la República y el ministerio de Minas y Energía, varias empresas e instituciones trabajan con el objetivo de superar los problemas estructurales del departamento y para que su población reciba los beneficios que deberían generarle todas sus riquezas.

“El Gobierno es consciente de la necesidad de juntarnos para resolver esto”, explica Santiago Villegas Yepes, director de Cooperación para el Desarrollo de los Negocios de EPM, al referirse a las siete empresas que ejecutan nueve proyectos eólicos para generar, en el mediano plazo, unos 2100 megavatios de energía.

-Publicidad-

“Por eso decide apoyar a las promotoras de los proyectos para que dispongan de vías, puertos, agua, que cuenten con formación de talento humano, es decir, soluciones integrales en distintas líneas para poder sacar adelante los proyectos. Y en paralelo nos vamos juntando el Gobierno y las empresas para ayudar a resolver las necesidades de los habitantes de estos territorios y hacer inversión en desarrollo, en aspectos como agua potable, salud, educación y vías”, dice el directivo de EPM.

Eucaris Quintero Zuluaga, jefe de Estrategia y Planeación del Negocio de Generación de Energía, tiene a su cargo la estrategia de EPM en los proyectos eólicos de La Guajira y conoce de cerca esta iniciativa: “El Gobierno hizo una lectura adecuada de muchas señales que los agentes interesados en los proyectos en La Guajira le habíamos dado y recogió esa señal de coordinación y de integración para hacer una gestión distinta en ese territorio”.

La mesa nació en febrero de 2020 y reúne delegados de diferentes ministerios y agencias del Gobierno Nacional, así como de las entidades regionales y de las empresas. En la actualidad trabaja en propuestas sobre abastecimiento de agua, electrificación rural, formación y capacitación para el aprovechamiento de oportunidades territoriales, además de la generación de instrumentos para favorecer la superación de barreras para el desarrollo eólico.

Villegas afirma que debe reconocerse al Gobierno “el interés que ha tenido en impulsar las energías renovables no convencionales y por eso puso el tema en la Vicepresidencia de la República, con unos líderes muy fuertes de allá y del ministerio de Minas y Energía, y entre esas dos dependencias están alineando y moviendo a todos las entidades del Gobierno, lo cual no es sencillo”.

Los proyectos eólicos se desarrollan en zonas de Riohacha, Uribia y Maicao, pero los beneficios directos deberían impactar a los cerca de 900.000 habitantes de La Guajira, así como a otros 500.000 colombianos que recibirán la energía que se genere allí. Será también un alivio para el ambiente, pues con este tipo de energía se puede reducir la emisión de nueve millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.