En las instalaciones de Puerto Brisa se encuentran los componentes de los aerogeneradores apilados.
En las instalaciones de Puerto Brisa se encuentran los componentes de los aerogeneradores apilados.
-Publicidad-
-Publicidad-

Las pérdidas por el retraso en las obras son cuantiosas, pero el representante de Alpha y Beta, sostienen que están en proceso de aprendizaje

Cada día que pasa, las pérdidas de las compañías que no han logrado transportar los componentes de las torres de generación eléctrica a través de los vientos de la Alta Guajira y menos construirlas, son más cuantiosas y eso no solo las afecta a ellas, sino a todos los componentes de la sociedad guajira y al país entero.

De acuerdo con informaciones dadas a conocer por los ejecutivos de Puerto Brisa, sitio en el que se encuentran las torres desarmadas, estamos a punto de que se cumplan dos años desde que llegaron las aspas y las largas torres sobre las que se izarán las primeras. “Estas son pérdidas en dólares, porque en estos sitios se hacen las transacciones en esta moneda, pero el caso más delicado es que con la parálisis en el transporte de esos elementos y el armado de esos aerogeneradores, no solo pierden las empresas que tienen las licencias de construcción, sino que pierde el departamento de La Guajira, pierde la Nación y también pierde el ente territorial en el que se desarrollarán los proyectos”, dice el gerente de Puerto Brisa, Germán Zárate.

Luis Guillermo Baquero
Luis Guillermo Baquero.

Luis Guillermo Baquero director de la Mesa Más La Guajira, un grupo de profesionales que conformaron una plataforma empresarial para la articulación de acciones colectivas que aporten al desarrollo, dice que para poder superar los impases se requiere de unas reglas de juego que sean claras, porque mientras no sea de esa manera será muy difícil terminar esos proyectos.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Indica que la otra debilidad es la falta de acompañamiento del Gobierno nacional, departamental y territorial y añade que los organismos de control locales no tienen la capacidad para estar al tanto de lo que pasa y la forma como pueden prestar su concurso, porque carecen hasta de medios logísticos y allí engloba a los ambientales y los disciplinarios y administrativos.

Baquero también plantea que no hay un diálogo genuino entre las autoridades, los dueños de los proyectos y la comunidad de la zona de influencia. Se habla mucho del diálogo genuino en cada uno de los talleres y visita de consultores y ministros, pero en la práctica pareciera no estar funcionando, dice Baquero.

Manuel Sierra Deluque
Manuel Sierra Deluque.

El ingeniero Manuel Sierra Deluque, uno de los profesionales guajiros que profundiza más sus conocimientos en esta materia, tiene una posición bastante particular y es que está de acuerdo en que se haya sacado al individuo wayuu como sujeto perturbador de la armonía en el desarrollo de los proyectos y en cambio se pone del lado de los que plantean que varias instancias gubernamentales del país han sido paquidérmicas a la hora de entregar los permisos, licencias y autorizaciones para que esto avance.

En la Alta Guajira se tiene licencia para los proyectos Alpha y Beta que son desarrollados por la Empresa de Energía de Portugal EDP y su consejero delegado, el español Miguel Stilwell muy a pesar de haber sufrido varios tropiezos en la construcción, se desgajó en elogios hacia Colombia en una rueda de prensa en la que le respondió al periódico virtual Portafolio que están conforme con Colombia. “Creemos que Colombia es un país estable, con una buena estructura macroeconómica.

Todos los países tienen sus ciclos económicos, pero nosotros somos inversores de largo plazo. El país tiene un marco regulatorio bueno y eso es algo que nos gusta; un tema muy importante es que tiene recursos eólicos y solar muy buenos, particularmente en La Guajira, donde tenemos nuestros proyectos Alpha y Beta. La combinación de un país estable, con buen marco regulatorio, buenas condiciones para la producción de renovables, son condiciones buenas para invertir”, expresó Miguel Stilwell.

El ejecutivo se refirió a la línea Colectora de interconexión de lo que se producirá en la Alta Guajira y señaló que son 80 kilómetros que tienen que construirse y que va a conectar los parques Alpha y Beta con el sistema nacional. Indicó en el mes de septiembre que estaban buscando la licencia ambiental para ese proyecto del que se espera una producción de 500 MW que lo ubica como el más grande del país

Manifestó que realmente hay algún desfase en la construcción, pero ellos en las relaciones con los indígenas han logrado grandes cosas y ya tienen protocolizadas consultas previas favorables con 70 comunidades.

Al preguntarle sobre su experiencia con las consultas previas, no culpó a los indígenas y en cambio indicó que están en un proceso de aprendizaje en este país, pero recordó que no son nuevos acá, están desde 2019 y ya sabe que son claves algunos puntos como trabajar con las comunidades. “Colombia tiene su propia realidad y nos hemos adaptado; nuestra postura es de humildad, de aprender, de trabajar con la gente”, dijo.