Miguel Felipe Aragón González
Miguel Felipe Aragón González.
-Publicidad-
-Publicidad-
Por considerar un irrespeto a los habitantes de esta zona fronteriza, el alcalde de Maicao, Miguel Felipe Aragón González, rechaza de manera enérgica el pronunciamiento, por considerar como abusiva las amenazas del pastor Jaime Andrés Beltrán, alcalde de Bucaramanga y del abogado Juan Alfredo Quenza, alcalde de Arauca, de ‘deshacerse’ de migrantes venezolanos con antecedentes penales, para enviarlos a La Raya.
 
El burgomaestre se mostró contrariado a las declaraciones de estos dos mandatarios del interior del país, “al ser elegidos primera autoridad, tenemos la obligación de garantizar la seguridad y el bienestar de nuestra población, pero esto no puede ser una excusa para usurpar funciones, violar los acuerdos humanitarios internacionales y llegar a perjudicar a un municipio”, precisó Aragón González.
 
Imagen de archivo.
En esas circunstancias, además de rechazar el abuso de poder que pretenden ejercer, Miguel Felipe Aragón González le solicita a Migración Colombia, a la Defensoría del Pueblo y a la Procuraduría General de la Nación, tomar las acciones para frenar esta propuesta que quieren materializar, los alcaldes de Bucaramanga y Arauca.
 
Al igual que ustedes, señores alcaldes, yo, como alcalde electo de Maicao, también quiero una ciudad segura pero no trasladando el problema a otras ciudades, porque cuando alguien postula su nombre para ser elegido por el voto popular, debe tener el conocimiento de su entorno, de sus habitantes y la formación y proyección para generar las acciones que lleven a un territorio a la seguridad ciudadana”, precisó.
 
También el mandatario de los maicaeros les exigió a sus colegas, “respeto a la ciudadanía y a mi investidura, porque no pueden ustedes, desde sus lejanas ciudades y con total desconocimiento de nuestras problemáticas, a traernos un problema que deben resolver en su territorio”, afirmó Miguel Felipe.
 
El alcalde se preguntaba, qué dirían los alcaldes de Bucaramanga y Arauca, si desde la administración municipal de Maicao, “iniciáramos acciones para trasladar migrantes venezolanos a sus ciudades, teniendo en cuenta la superpoblación que tenemos de ciudadanos extranjeros: más de 60 mil, eso sin contar el subregistro”.
 
Finalmente, Aragón González manifiesta que, “estoy de acuerdo que todo ciudadano de la nacionalidad que sea debe recibir las consecuencias de sus acciones, pero no es a través de la xenofobia, ni el abuso de autoridad, ni mucho menos el irrespeto al pueblo maicaero como se logra la favorabilidad, ni la simpatía porque como funcionarios públicos, debemos dar ejemplo de confianza en la institucionalidad”.