Dos jóvenes deciden dejar las diferencias que tenían que podría provocar un problema entre igual número de familias en Maicao.
Dos jóvenes deciden dejar las diferencias que tenían que podría provocar un problema entre igual número de familias en Maicao.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un enfrentamiento entre dos jóvenes adolescentes que ya amenazaba con irse a situaciones mayores y de alto riesgo, fue solucionado por los padres al solicitar la intervención de otras personas para mediar en el inconveniente.

Los adultos mayores de las familias González Torres y Aguilar Molinares al enterarse del peligro que significaba y los problemas que se veían venir por un pequeño impase entre sus dos hijos, prendieron las alarmas y al ver la agresividad que se estaba presentando, acordaron buscar una tercería para mediar y frenar la rencilla.

-Publicidad-
-Publicidad-

El escenario del acuerdo fue la residencia del excandidato a la alcaldía Juan Carlos Parodi hasta donde acudieron no solamente las familias implicadas en el problema sino un pastor, un vocero de los Pütchipü’ü, un reducido grupo de periodistas y otras personas amigas de las familias.

Dos jóvenes deciden dejar las diferencias que tenían que podría provocar un problema entre igual número de familias en Maicao.Luego de una oración, los padres de ambos jóvenes reconocieron la vieja amistad y consideración que existe entre ellos, los lazos de afecto admiración y respeto que los une y los jóvenes procedieron a darse la mano a perdonarse y a dejar en el olvido las ofensas que los tenían enfrentados.

Los invitados también hicieron uso de la palabra e indicando las guerras no traen nada bueno y que testigo de ellos son las desgracias que en el pasado dejaron los enfrentamientos entre familias, no solamente en Maicao sino en La Guajira.

“Ustedes están muy jóvenes y deben es pensar en estudiar y salir adelante para que logren lo que sus padres no pudieron y llevar una amistad armoniosa para que les den ejemplos a sus hijos”, coincidieron en advertir los asistentes al acto que sacó lagrimas a los protagonistas.

El anfitrión del caso, el profesor Juan Carlos Parodi luego de ofrecer un desayuno a los asistentes, celebró el hecho amistoso y dijo que lo importante es que no hubo ni vencedor ni vencido y que los que allí estaban eran adultos mayores quienes deben responder por la conducta de sus hijos para evitar que a futuro se asomen complicaciones.

“Yo estoy feliz al igual que estas familias que han logrado hoy este acuerdo y me apasiona ver estos muchachos que después de haber superado esa diferencia se dieron un abrazo y olvidaron las ofensas que los pudo llevar a un conflicto familiar de consecuencias fatales”, aseveró emocionado.