Muy tarde de comenzar y después igual de tarde para culminar la obra, llevó a los comerciantes de ese sector de Maicao, a la quiebra; porque luego se anunció la pavimentación llegó el cierre de los negocios.

Las obras que están en ejecución y pendientes por terminar tienen molestos a los habitantes de Maicao. Uno de esos tantos trabajos pendientes es la terminación de la pavimentación de varias calles y carreras en el barrio José Domingo Boscán.

Allí muchas familias que vivían del comercio están quebradas, debido al tiempo que llevan esas obras paralizadas y que también interrumpieron las actividades de las cuales dependían económicamente esas personas.

La profesora Susana Villa Niño propietaria de uno de esos negocios asegura que la hecatombe comenzó con la pandemia, cuando se dio la orden del cierre de los negocios y que después se cerraron las vías para la pavimentación y que esos trabajos ya llevan varios años y aún no los terminan.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

«Hasta la tubería del agua me la partieron y ya el agua no llega como anteriormente» asegura la maestra, quien afirma además que como los andenes tampoco los han terminado, su esposo cayó en unan zanja causándole algunos problemas físicos.

La profesora recuerda que el actual mandatario, Mohamad Dasuki llegó, socializó la obra, y dijo que muy pronto se iniciaba la pavimentacion. Luego se presentó el exalcalde Euripides Pulido quien dijo que el dinero de esos trabajos ya estaba listo porque eso había sido una gestión de su gobierno.

Lo que ella no se explica, es porque si esa plata está ahí porqué no se ha terminado la pavimentación. Advierte además que ha sido tanto el perjuicio que en la esquina de su casa le dejaron un cráter que ella misma tuvo que mandarlo a rellenar y que igual ejercicio debieron hacer varios vecinos.

«Esto ha sido un desastre, la calle 13 del barrio Boscán frente al parque no sirve y nos han perjudicado grandememte» señalo molesta la docente.

El Mandatario actual y los salientes se atribuyen ser los autores de estas obras pero olvidan todos los perjuicios causados a decenas de comerciantes que están quebrados por la parálisis de estos trabajos, que no se sabe cuándo los terminarán.