El sacerdote en uno de los momentos sublimes de la Eucaristía donde los dones naturales del pan y el vino se convierten en el don sobrenatural del verdadero Cuerpo y Sangre de Cristo.
-Publicidad-
-Publicidad-

En la localidad de Maicao, en la parroquia que lo vio nacer en su vida espiritual, celebra hoy 25 años de vida sacerdotal, el padre Jefferson Ariza Ojeda; un hombre de fe, líder espiritual en todo el departamento de La Guajira, apreciado y respetado por la comunidad católica; y que genera confianza.

El acto de celebración de las bodas de plata será hoy martes 8 de abril, a las 4:00 p. m. con una Eucaristía en Acción de Gracias en la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Maicao; donde se desempeña como párroco actualmente, la cual será presidida por monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar y a la que asistirán feligreses, amigos de toda La Guajira, e importantes personalidades de la región.

En este espacio, el pueblo guajiro manifestará el afecto y la gratitud al religioso de 51 años, que gracias a la buena formación cristiana recibida de sus padres Miguel Ramón Ariza y Margarita Ojeda Magdaniel, y al acercamiento permanente a los sacerdotes Capuchinos, desde muy niño en su corazón se suscitó el deseo de servirle al Señor en la vida sacerdotal.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Ariza Ojeda; el mayor de cinco hermanos; cursó sus estudios primarios en la escuela Nuestra Señora del Carmen y la Comunal El Carmen de su tierra natal; mientras que la secundaria en el Instituto José Antonio Galán del mismo municipio. Al tomar la decisión del sacerdocio, se fue al seminario Nacional Cristo Sacerdote de la Ceja, Antioquia en enero de 1992.

Se ordenó como sacerdote en la parroquia San José de Maicao el 8 de abril de 1999 de la mano de Mons. Gilberto Jiménez Narváez, y su vida sacerdotal, Ariza Ojeda la ha hecho en tu totalidad en La Guajira, de lo cual se siente feliz y orgulloso.

Sus oficios religiosos tuvieron inicio como Diácono en la parroquia San Rafael Arcángel de Albania y a la capilla de Mushaisha en el Cerrejón, en compañía del padre Reinaldo Cadavid. El 21 de mayo de 1999 fue enviado a iniciar el ejercicio de su ministerio sacerdotal a la parroquia Santa Rita de Casia en Manaure, la cual lleva en su corazón sacerdotal como su primer amor, Vicario cooperador del sacerdote Pedro Pablo Ortiz Henao, a quien le agradece el haberle ensañado con su vida y su testimonio el ardor misionero y el celo por la evangelización. Atendiendo Manaure, Mayapo, El Pájaro y sus alrededores.

Posteriormente monseñor Rubén Salazar le asignó la administración de la casa pastoral de la Diócesis de Riohacha y la atención pastoral de las comunidades de los barrios Los Cerezos, Las Tunas, Comunitario y sus alrededores. Tiempo después, monseñor Armando Larios lo nombró párroco de la Santísima Trinidad en Riohacha, y de ahí fue trasladado a la parroquia San José de Maicao.

Continuando su vida al servicio del Señor y de la comunidad católica, el padre Jefferson ha prestado sus servicios en la parroquia San José del municipio de Barrancas; en la catedral Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha por varios años ganándose el aprecio y el respeto de la sociedad en la capital guajira; y de donde fue enviado a pastorear a sus feligreses en la parroquia El Carmen de su natal Maicao, donde ha vivido una experiencia enriquecedora.