Políticos y transportadores, el binomio en la contaminación visual y vial.
-Publicidad-

Por Wilfrido Enrique Solano.

Los procesos eleccionarios siempre han generado en la ciudad de Maicao muchos y comunes inconvenientes, que van desde la violación del espacio público como el de las fechas mismas para la publicidad de vallas, afiches, pasacalles y otros, y este que se vive actualmente no es la excepción, ya que está generando contaminación visual y vial en la ciudad.

Este proceso tiene su particular desenvolvimiento, en la ciudad fronteriza, dada la generación de inconformidad peatonal y vial, que se ve atrofiada en los horarios de mayor movilidad y que suele ser entre las 8 a. m. y 12 meridiano; marco del tiempo en el cual ingresan al municipio los camiones que traen las mercancías, desde los puertos naturales de la Alta Guajira; y cuya capacidad de carga sobrepasan los niveles de altura permitida, lo que en algunas ocasiones genera trancones.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Lo anterior se ha constituido en un riesgo permanente por la telaraña de cables y cuerdas con las que instalan los pasacalles, lo que obstaculiza el espacio con mayor énfasis en la zona céntrica y comercial.

El inconveniente de movilidad también lo generan los vehículos de carga pesada, constituidos por carrocarga con sistema de tracción con más de dos ejes y que traen a la ciudad; productos de construcción, alimentos y otros varios de generación industrial, dados en ciudades de la costa con esta clase de vocación económica.

Los trancones que son de común acontecer en la zona urbana, afectan especialmente la locomoción de pequeños vehículos de transporte particular y privado, algunos muchas veces matriculados en empresas para traslado de emergencia a centros clínicos, hospital municipal y empresas prestadoras de salud, cuyos eventos ameritan celeridad y que los inconvenientes citados; degeneran en casos de desenlaces lamentables, como el fallecimiento de los pacientes.

Lo cierto y probable es que la propagación de imágenes y propaganda política de partidos y candidatos, no parece tener censura en la ciudad donde se ha dado el curioso caso de ataque y saboteos a candidatos y la superposición de afiches sobre otros afiches contrarios, con mensajes contrarios en sitios vedados sin restricción del contenido.