Caimanes Aguja del Centro de Fauna, próximamente serán liberados

En un hito se han convertido el programa de Conservación de Especies Amenazadas que desarrolla la empresa Cerrejón desde 2017, y que busca contribuir a la repoblación de esta variedad como aporte al fortalecimiento del ecosistema del norte de La Guajira.

Seis son en total los caimanes aguja, nacidos a mediados del año pasado en el Centro de Fauna de Cerrejón, que avanzan satisfactoriamente y según los tiempos planeados para su liberación, que podría darse en el mes de abril, según el equipo de especialistas del Centro de Fauna, que apoya en el proceso de anidación de las hembras y reubica sus huevos en un lugar especial de incubación, para protegerlos de las altas temperaturas, la deshidratación y la exposición a depredadores.

Es importante destacar que el proceso de reproducción de estos caimanes es pionero en el departamento y se adelanta dentro de los programas de Conservación de la Biodiversidad.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Luis Madriñán
Luis Madriñán.

Estamos muy satisfechos con el avance que vienen presentando las crías. Esta iniciativa nace al darnos cuenta de la disminución de caimanes reproductores en su hábitat natural. Los caimanes agujas son vitales para el ecosistema del manglar del Parque Nacional Bahía Portete por su aporte a la dispersión de materia orgánica que sirve de alimentos para los peces que luego sirven para el consumo humano y la actividad económica en las comunidades vecinas”, afirmó Luis Madriñán, gerente de gestión ambiental de Cerrejón.

Las crías han entrado a la fase de crecimiento, en una pileta especial donde son cuidados hasta que puedan sobrevivir en libertad. La idea es llevarlos hasta que alcancen, al menos, un metro de longitud. En este momento, tienen en promedio 55 centímetros. Son alimentados con carne y pescado y el agua de su pileta es sometida a un tratamiento de salinidad, para acostumbrarlos a las condiciones bióticas de los manglares donde serán liberados en Bahía Portarte”, afirmó Carolina Polo Maldonado, veterinaria de la Fundación Omacha.