Continúa CorpoGuajira protegiendo las cuencas de las vertientes que nutren de agua a La Guajira.
Continúa CorpoGuajira protegiendo las cuencas de las vertientes que nutren de agua a La Guajira.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un acuerdo para la conservación de la microcuenca del arroyo Aguas Blancas se suscribió entre la Corporación Autónoma Regional de La Guajira, Promigas y las comunidades indígenas de La Gloria, El Paraíso y La Lomita, del resguardo Lomamato (Hatonuevo).

Los trabajos, que serán ejecutados en alianza con la organización Riqueza Natural, contemplan la restauración activa (siembra de árboles), pasiva (mantenimiento de árboles existentes) y mejoramiento de un área de 32.21 hectáreas, con plantas nativas de la región, de la franja del corredor biológico de la cuenca del río Ranchería.

Julio Vega Ramírez, Subdirector de Gestión Ambiental de Corpoguajira, explicó que “esta iniciativa, que se lleva a cabo en el marco del plan de compensación por aprovechamiento forestal requerido a Promigas, nos permitirá favorecer la protección del ecosistema asociado al arroyo Aguas Blancas, conservando su biodiversidad y contribuyendo con la provisión de sus servicios ambientales, dando un uso y manejo sostenibles a los recursos e incentivando la cooperación comunitaria”.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Continúa CorpoGuajira protegiendo las cuencas de las vertientes que nutren de agua a La Guajira.Adicionalmente, precisó que los trabajos tendrán una duración de tres años. Sumado a lo anterior, se crearán grupos de monitoreo con jóvenes de estas comunidades, que hacen parte de la institución etnoeducativa rural de La Cruz “Ipunashi”, los cuales realizarán el monitoreo participativo de dicha compensación.

Finalmente, la autoridad ambiental añadió que el arroyo Aguas Blancas es muy importante para las cuatro comunidades que están asentadas a su alrededor debido a que hace parte de su identidad cultural como sitio mítico sagrado, es la fuente principal de agua y un ecosistema natural estratégico que los provee de frutos silvestres, plantas medicinales (orégano silvestre, toronjil, bija, anamú y almácigo), alimentos para los animales domésticos como chivos, ovejos, vacas y gallinas.

También es un corredor biológico que conecta la Serranía del Perijá con la Sierra Nevada de Santa Marta.