Cerrejón está consolidando un corredor biológico Wuin-manna, con más de 25.000 hectáreas que buscan conectar los bosques secos de la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá.
-Publicidad-
-Publicidad-

La empresa Cerrejón es una de las protagonistas del compromiso del sector privado para proteger el bosque seco tropical, uno de los ecosistemas más importantes y amenazados del país, cuyas experiencias se ven reflejadas en la publicación “Elevando la acción colectiva empresarial para la gestión integral del bosque seco en Colombia”.

Por estos días surge la iniciativa tras lanzarse por el Instituto Humboldt, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, el World Resources Institute, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura y The Nature Conservancy, un espacio para dialogar sobre la importancia y contribución del sector empresarial en la gestión y restauración de este bosque, en el que reunió a cerca de 60 empresas, instituciones y organizaciones.

Este esfuerzo, busca conectar la gestión empresarial con las políticas, planes y programas del Gobierno Nacional, las autoridades ambientales, los gremios y la academia para recuperar este ecosistema.

-Publicidad-

“El bosque seco presta servicios fundamentales para las comunidades que lo habitan, como la regulación hídrica, retención de suelos y la captura de carbono. Además, suministra especies de leguminosas forrajeras, ornamentales y frutales importantes para el sustento y el bienestar de los pobladores aledaños a ellos”, afirma Hernando García Martínez, director del Instituto Humboldt.

Cerrejón está consolidando un corredor biológico Wuin-manna, con más de 25.000 hectáreas que buscan conectar los bosques secos de la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, donde la empresa ha sembrado más de dos millones de árboles de especies nativas. En este corredor ya se ha identificado el regreso del jaguar, del cual no había registro alguno en la región desde 1976, junto con mamíferos como el puma y los ocelotes, además de otras 600 especies entre mamíferos, reptiles, anfibios, insectos, peces y aves.

Luis Francisco Madriñan.

“Cerrejón está comprometido con la conservación y recuperación del bosque seco tropical en La Guajira. Como parte de este esfuerzo establecimos con el Instituto Humboldt el laboratorio de bosque seco tropical más grande de Colombia, en una parcela de 10 hectáreas, donde podemos estudiar las dinámicas de este ecosistema”, afirmó Luis Madriñan, gerente de Gestión Ambiental de Cerrejón. 

El trabajo de restauración de los ecosistemas, que contó con el apoyo de cuatro asociaciones comunitarias que firmaron acuerdos de conservación para cuidar el bosque, se apoyó en el fortalecimiento de los viveros comunitarios para la producción de 150.000 plántulas anuales de especies amenazadas y nativas del bosque seco.

-Publicidad-