Los ciudadanos de Palomino y empleados del proyecto, recorrieron las playas buscando los residuos afectan y afean el medio ambiente.
Los ciudadanos de Palomino y empleados del proyecto, recorrieron las playas buscando los residuos afectan y afean el medio ambiente.

Tras cumplir en abril un año de operación, Riviera superó las metas trazadas, pues recuperó 116,1 toneladas de residuos, lo que representa un aumento del 16 % en comparación con las estimaciones iniciales. Además, logró sensibilizar a 3.052 personas del corregimiento y territorios cercanos, mediante diversas capacitaciones y talleres.

El proyecto nace en el 2021 con el objetivo consolidar un modelo efectivo de gestión de residuos sólidos, para subsanar las necesidades ambientales derivadas principalmente de la actividad turística en el corregimiento de Palomino en el municipio de Dibulla.

El Municipio ha sido un foco del crecimiento acelerado del turismo, que desde el 2016 ha registrado en promedio 25.000 visitas anuales de extranjeros no residentes, según datos del Centro de Información Turística del ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Le podría interesar: Buscan aplicar prácticas sostenibles, a través de modelos de gestión de residuos aprovechables en Palomino

Esta actividad anualmente genera más de 600 toneladas de residuos sólidos de las cuales 280 tienen el potencial de ser aprovechados mediante la actividad del reciclaje en este territorio. Lo anterior ha generado una problemática imprevista: la ausencia de un mecanismo eficiente de tratamiento de residuos.

El personal reciclador organizando el trabajo del día siguiente.
El personal reciclador organizando el trabajo del día siguiente.

Para alcanzar los objetivos trazados, Dow como patrocinador y Carvajal Empaques, como líder en la implementación de proyectos de economía circular, unieron sus esfuerzos para co-crear cadenas de valor bajo premisas de inclusión social. Todo esto alrededor del aprovechamiento de residuos inorgánicos como el cartón, metal, papel, plástico y vidrio, entre otros.

La iniciativa contó con tres elementos clave: la educación, como elemento dinamizador alrededor del tratamiento de residuos; la sensibilización mediante actividades como limpieza de playas, concursos, capacitaciones, estrategias lúdicas; y el fortalecimiento de las asociaciones de recicladores de oficio de la región, tanto en infraestructura como en acompañamiento y procesos de formalización.

Proyectos como Riviera fortalecen una economía circular basada en la generación de impacto social, ambiental y económico. Este proyecto refuerza el compromiso de los líderes de la industria a contribuir con la gestión de los residuos y cerrar el ciclo del plástico”, señala María Paulina Sandoval, gerente de sustentabilidad del negocio de Plásticos y Empaques de Dow.