Instantes cuando el director de CorpoGuajira, Samuel Lanaos Robles liberaba a un flamenco en Musichi.
Instantes cuando el director de CorpoGuajira, Samuel Lanaos Robles liberaba a un flamenco en Musichi.
-Publicidad-

Una pareja de flamencos rosados regresan a su habitad después de seis meses de rehabilitación bajo la vigilancia de la Coeporación Autónoma Regional de La Guajira, CorpoGuajira.

Estas aves son de la especie Phoenicopterus ruber ruber, que había sido decomisada en el departamento del Magdalena, pero fueron rescatados y pudieron regresar a su territorio en el Distrito de Manejo Integrado Musichi, ubicado en el municipio de Manaure.

Al emotivo momento de regreso a libertad de estas esbeltas aves de extensas patas y cuello alargado y curvo, estuvo presente el propio director de CorpoGuajira, Samuel Lanao Robles, quien no dejaba de sonreír por verlas de regreso a la libertad.

Aspecto de la libertad de los flamencos rosados en el corregimiento de Musichi en el municipio de Manaure.
Aspecto de la libertad de los flamencos rosados en el corregimiento de Musichi en el municipio de Manaure.

Los animales fueron sometidos a un riguroso plan de rehabilitación durante varios meses que incluyó el alimento adecuado para la recuperación de su característico color rosado y su plumaje ya que al momento de su llegada al centro de recuperación de fauna de CorpoGuajira, presentaban decoloración y tenían las alas cortadas.

Los dos individuos, una hembra y un macho, tuvieron un estricto seguimiento que permitió evaluar sus condiciones de funcionalidad y destrezas que les permitan mantener su autonomía luego de la reinserción a su espacio natural.

El Distrito de Manejo Integrado Musichi, es uno de los lugares con mayor población de esta ave migratoria, la cual se constituye en uno de los principales objetivos de conservación de esta área protegida.

Los flamencos rosados son especies que con frecuencia sufren el flagelo del tráfico y tenencia ilegal, por ser una ave exótica es escogida por personas inescrupulosas como elemento decorativo para sus propiedades, una práctica tipificada en la normatividad colombiana como un delito contra los recursos naturales y el ambiente.

El exitoso proceso se llevó a cabo gracias a la alianza entre dos autoridades ambientales, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, que realizó el proceso de rescate y entrega a CorpoGuajira para su valoración, recuperación y feliz regreso a su medio original.

-Publicidad-